Biodisponibilidad del fósforo de las fuentes orgánicas e inorgánicas y efecto de la granulometría  para aves de carne

 

MARTA DEL PUERTO1    , M. CRISTINA CABRERA1,2, ALI SAADOUN 2

 

1 Lab. Evaluación Nutricional Alimentos y Calidad de Producto, Facultad de  Agronomía, Montevideo, Uruguay.

2 Lab. Fisiología y Nutrición, Facultad de Ciencias, Montevideo, Uruguay

mcab@fcien.edu.uy

Fax: 598 2 309 30 04

 

RESUMEN

 

El  presente estudio fue conducido con el objetivo  de generar la información del valor de biodisponibilidad del fósforo de las  fuentes locales  respecto a los  fosfatos importados en aves en crecimiento. Se estudió además  el efecto del tamaño de partícula sobre la disponibilidad de P de esas fuentes. Se evaluaron  cuatro fuentes de fósforo  utilizadas en el país:  harina de carne  y hueso (35/40 % de PC), harina de carne y hueso ( 40/45 % de PC), harina de ceniza de hueso y el  fosfato bicálcico (grado alimentario comercial).  Las  fuentes de origen animal se utilizaron a dos tamaños de partícula, de 1,5 a 2,0 mm (malla 10, forma comercial) y de 1,0 a 1,5  mm (malla 12,partícula fina). Se utilizó el método de valor biológico relativo a un  estándar   (Fosfato Monoamónico, grado puro)  considerado   100 % disponible y se expresó la biodisponibilidad para los  criterios de crecimiento corporal y parámetros óseos simultáneamente,  en pollitos  de carne. La  harina de carne resultó  una buena fuente de fósforo con una  biodisponibilidad   cercana a   100 %. Se  observó  un   efecto mejorador en los dos tipos de harina de carne utilizada, cuando se disminuye el  tamaño de partícula, no así en  la ceniza de hueso. La biodisponibilidad del fósforo del fosfato bicálcio comercial resultó algo menor que  en las harinas de carne para el parámetro peso de tibia delipidado.  Se concluye que las fuentes locales de origen animal son fuentes de fósforo de alta biodisponibilidad teniendo ventajas comparativas frente a los fosfatos comerciales.

 

Palabras clave: biodisponibilidad del fósforo, granulometría, harinas de carne, pollitos.

 

 

INTRODUCCION

 

                   Las aves de carne se caracterizan por tener una alta velocidad de crecimiento corporal, que debe ser acompasado por una buena osificación, para evitar que los huesos largos se debiliten con la deposición de tejido muscular y adiposo. El fósforo (P), en su forma no fítica, contribuye al  desarrollo del tejido óseo y muscular, asegurando un crecimiento normal y una buena calcificación, principalmente durante las primeras 4 semanas de vida. El requerimiento de fósforo no fítico ha sido revisado  (NRC, 1994) y valores cercanos a 0.4 % de fósforo disponible sería sugerido durante las primeras 4 semanas para asegurar el crecimiento normal. Este requerimiento de P   diario y  constante,  tiene que ser cubierto por los ingredientes que componen  la dieta ó por  suplementos minerales,  con  una condición implícita que es su carácter de biológicamente disponible. El concepto de biodisponibilidad cobra importancia en los  monogástricos ya que no pueden utilizar el fósforo fítico La certeza de cubrir adecuadamente los requerimientos para esta edad está condicionada al conocimiento de los aportes en P disponible  que tiene cada alimento que se integra en la dieta de estos animales.  Si bien existen tablas de composición de alimentos, éstas refieren  a fuentes con características químicas y tecnológicas diferentes a las que están disponibles en Uruguay. Estudios preliminares en ponedoras han  revelado valores de biodisponibilidad diferente  a los que figuran en las tablas internacionales  (del Puerto  y col, 2000). Factores tales que el  origen, las  características químicas y  tecnológicas, pueden ser factores que afecten la biodisponibilidad del P (Lima y col, 1995). Es por tanto, imperioso contar con este conocimiento a nivel local ya que la carencia de información en cuanto al aporte real de P trae  consecuencias económicas y ambientales. Por un lado,  pueden  agregarse cantidades  superiores  a las necesidades de las aves,  con la  consecuente pérdida económica y contribución de P excretado al medio y por otro, si se agregan cantidades inadecuadas se verían resentidos el crecimiento corporal y la calcificación,  resultando en carencias graves. En consecuencia el  presente estudio fue conducido con el objetivo de realizar una evaluación biológica  de las fuentes utilizadas en el país como aporte de P no fítico y de determinar el efecto del tamaño de partícula sobre la disponibilidad de P de esas fuentes. Se utilizó el método de valor biológico relativo a una fuente de fósforo estándar, el Fosfato Monoamónico (grado puro),  expresado con criterios de crecimiento corporal y parámetros óseos simultáneamente,  en pollitos  de carne.

 

MATERIALES Y METODOS

 

a. Fuentes de fósforo

 

                 Se evaluaron  cuatro fuentes de fósforo corrientemente utilizadas en el país: tres de origen animal, harina de carne  y hueso (35/40 % de PC), harina de carne y hueso ( 40/45 % de PC), harina de ceniza de hueso y una de origen mineral, fosfato dicálcico (grado alimentario comercial)  cuya composición química y características  se presentan  en el Cuadro 1.  Las  fuentes de origen animal se utilizaron a dos tamaños de partícula, de 1,5 a 2,0 mm (malla 10, forma comercial) y de 1,0 a 1,5  mm (malla 12,partícula fina). Se incluyó como estándar el   Fosfato Monoamónico, grado puro)  considerado como  100 % disponible (Cabrera y Ramos,2001; no publicados).

 

Cuadro 1: Composición química  de las fuentes de fósforo utilizadas

 

Fuentes de fósforo

Materia seca (%)

Proteína cruda (%)

Calcio

(%)

Fósforo total

(%)

H. de carne 35/40

94,3

36,5

17,0

8,0

H. de carne 40/45

93,5

42,7

15,5

7,4

Ceniza de hueso

99,7

------------

33,10

15,5

Fosfato bicálcico

97,56

-------------

21,5

18,3

Fosfato monoamónico

98,5

-------------

---------

26,7

 

 

b. Animales

 

                Se criaron  en piso 400 pollitos  de carne ROSS,  de 1 día de edad, con iluminación continua y ambiente controlado. Se  alimentaron con dieta comercial y agua ad libitum. A los 9 días de edad se  seleccionaron  por peso vivo, se alojaron individualmente, en jaulas de  0,30m  por 0,35m, con bebedero automático y comedero individual de plástico,  de 0,5 l de capacidad. Se repartieron al azar en 13 grupos de 9 aves cada uno  (50 % machos y 50 % hembras).

 

c. Metodología experimental

 

               Los grupos de aves   fueron asignados a cada una de las siguientes dietas: seis grupos recibieron una  dieta base carente en fósforo ( 21,23 % PC, 2965   kcal EM/kg.,1,00  % Ca , 0,373 % P total) la cual fue  suplementada con dosis crecientes de fósforo proveniente del Fosfato Monoamónico (Cuadro 2) . Los   otros 7 grupos recibieron la misma  dieta base  carente suplementada con 0.20 % de  fósforo proveniente de las harinas de carne y hueso (35/40; 40/45 % de PC), con malla 10 y 12, ceniza de hueso, malla 10 y 12 y fosfato bicálcico comercial.

 

Cuadro 2. Niveles de inclusión de fósforo en la dieta base proveniente del Fosfato Monoamónico.

 

Tratamiento

Fósforo dieta base

(%)

Fósforo agregado

(%)

Fósforo total

(%)

T1

0,373

0,00

0,373

T2

0,373

0,08

0,453

T3

0,373

0,16

0,533

T4

0,373

0,24

0,613

T5

0,373

0,32

0,693

T6

0,373

0,40

0,773

 

 

 Los pollitos fueron  alimentados  ad libitum, se determinó el  consumo individual diario y  se  pesaron  al inicio y al final del  ensayo. A los 30 días de edad se sacrificaron los animales y se les extrajo la tibia izquierda. El hueso se limpió perfectamente y se llevó a estufa a 105°C durante 24 horas,  para determinar  peso seco, posteriormente se  delipidaron  en  una mezcla de cloroformo y metanol, durante una  noche con agitación. Se pusieron en estufa  a 60 °C durante 24 horas a fin de evaporar completamente la mezcla  y se determinó peso seco delipidado. Posteriormente se incineró a 550°C durante 16 horas  y se determinó ceniza en el hueso. La totalidad de la ceniza de cada hueso se disolvió en ácido clorhídrico 6 N en caliente y el residuo se tomó en ácido nítrico 1 M, se filtró y se llevó a volumen 100 ml con agua desionizada.   Sobre esta solución se determinó  contenido  de fósforo por colorimetría (Fiske y Subarrow, 1925)  con  espectofotómetro  (Shimadzu UV 160). Con los datos obtenidos se relacionó el peso corporal, peso delipidado, contenido de ceniza y de fósforo de la tibia, como variables dependientes (X) con la ingesta de dosis crecientes de fósforo (Fosfato Monoamónico) altamente disponible como variable independiente (Y) en un modelo  lineal de 6 puntos para obtener una curva estándar y las ecuaciones correspondientes a cada parámetro utilizado. Con estas ecuaciones de respuesta se determinó la biodisponibilidad del fósforo de las diferentes fuentes aplicando el método de la curva estándar (Ammerman, 1995) .

 

d. Análisis estadístico

 

Los datos se analizaron mediante ANOVA una vía y las diferencias entre medias con el Test de Newman y Keuls  (Sigma STAT, versión 1.0).

 

RESULTADOS Y DISCUSION

 

Los parámetros de peso corporal y óseos en respuesta a las dosis crecientes de fósforo disponible,  se enmarcan en un modelo lineal (P<0.05), y  a partir de estos datos  se estimaron las ecuaciones de regresión que se muestran en el Cuadro 3 .

 

 

Cuadro 3: Ecuaciones de regresión resultante para cada criterio utilizado.

 

Criterios utilizados

Ecuación de regresión lineal

 

Valor de R2

Ganancia de peso corporal  (g)

 

Y = 267,2 + 53,1  X ( P total consumido)

0,836

Peso seco delipidado tibia (g)

 

Y = 1,31 + 0,177 X ( P total consumido)

0,652

Ceniza

de tibia (g)

 

Y = 0,345 + 0,109X ( P total consumido)

0,768

Contenido de fósforo de la tibia (mg)

Y = 43,0  + 21,2 X   (P total consumido)

0,800

 

            

 La biodisponibilidad relativa del fósforo proveniente de  cada fuente evaluada  se calculó mediante estas ecuaciones y se muestran en el  Cuadro 4. Sólo dos de los criterios permiten apreciar diferencias entre fuentes y entre tamaño de partícula, el peso de tibia delipidado y el contenido de fósforo de la tibia. Estas diferencias han sido observadas por otros autores (Potter  y col, 1995; Ravindran, 1995), lo cual indica la importancia de estudiar varios parámetros al mismo tiempo para este tipo de estudio.  Podemos observar que la  harina de carne es una buena fuente de fósforo con biodisponibilidades  del orden de 98 a  100 %. Se puede observar también un  leve efecto mejorador en los dos tipos de harina de carne utilizada, cuando se disminuye el  tamaño de partícula. Este efecto no es similar en la ceniza de hueso, ya que afecta su disponibilidad, resultados contradictorios con aquellos de Sell y Jeffrey (1996). El fosfato bicálcico demostró una biodisponibilidad del fósforo algo menor que las harinas de carne para el parámetro peso de tibia delipidado (P<0.05), que podría  estar relacionado a una menor solubilización y capacidad de transporte a nivel intestinal (Rao y col, 1995).

 

 Cuadro   4: Valor de  biodisponibilidad relativa  (%) del fósforo contenido en  cada una de las fuentes estudiadas y en función del tamaño de partícula, para cada uno de  criterios utilizados.

 
                                                                                    CRITERIO UTILIZADO

 


 

 Fuente de fósforo

 

Ganancia

de peso corporal

(g)

Peso seco delipidado de la tibia

(g)

Ceniza de la tibia

(g)

Contenido de fósforo de la tibia (g)

Fosfato

 Bicálcico

 

97,7

± 4,3 a

91,4

± 5,9 bd

98,2

± 5,7 a

105.7

± 4.0 ac

H. de carne

 35/40

Malla 10

98,5

± 3,9 a

96,5

± 8,8 bd

100,8

± 37,7 a

92.6

± 2.2 ac

H. de carne

35/40

Malla 12

106,6

± 12,0 a

135,3

± 3,9 a

101,4

± 5,1 a

97,2

± 5,9 ac

H. de carne

40/45

 Malla 10

99,2

± 5,2 a

87,1

± 8,1 d

98,1

± 6,7 a

111,2

± 3,4 ac

 

H. de carne

40/45

Malla 12

103,2

± 5,2 a

121,2

± 2,3 c

91,5

± 4,1 a

89.0

± 3,2 ab

Ceniza

de hueso

 Malla 10

97,8

± 7,3 a

108,5

± 3,9 abd

96,9

± 4,6 a

89.9

± 5.5 ab

 

Ceniza

de hueso

Malla 12

106,6

± 3,8 a

78,7

± 4,3 bd

88,8

± 5,7 a

79.4

± 3.8 c

 

Valores seguidos de letra distinta son diferentes significativamente a P<0.05

 

Se concluye que: a)Las fuentes de fósforo como la harina de carne  presentan una buena  biodisponibilidad de fósforo para  las aves en crecimiento. b)La disminución del tamaño de partícula mejoró la biodisponibilidad del fósforo de las harinas de carnes y no así de la ceniza de hueso, la cual se vió disminuida. c) Este trabajo permite disponer de los valores de biodisponibilidad de las fuentes orgánicas locales y su importancia nutricional frente a las fuentes importadas y de alto costo.

 

BIBLIOGRAFIA

 

AMMERMAN, C. B.; BAKER,  D.H.;  LEWIS, A.  J. 1995. Bioavailability of nutrients for animals. Aminoacids, minerals and vitamins. Academic Press Ed. Técnica interamericana.

Del PUERTO M., CABRERA M.C., SAADOUN A. (2000). Biodisponibilidad del P por un método de balance digestivo modificado. Memorias Congreso Uruguayo de Producción Animal AUPA. Montevideo, marzo 2000.

LIMA, F. R.; MENDONCA, jr,  C. X.;  ALVAREZ, J. C.; RATTI, G.; LENHARO, S. L. R.; KAHN, H.; GARZILLO, J.  M  F. 1995.  Chemical and physical evaluations of commercial dicalcium phosphates as sources of phosphorus in animal nutrition. Poultry Science, 74:1695-1670

National Research Council (1994).Nutrient requeriment of poultry . 8 th rev. ed. National Academy Press. Washington DC.

POTTER,  L. M, POTCHANAKORN, M; RAVINDRAN, V.; KORNEGAY, E. T.1995. Bioavailability of phosphorus in various phosphate sources  using body weight and toe ash as response criteria. Poultry Science.  74:813-820

RAVINDRAN, V.1995. An evaluation of various response criteria in assessing biological availability of phosphorus for broilers. Poultry Science  74: 1820 – 1830.

RAO, S. K.; ROLAND, D. A.; GORDON, R. W. 1995. A method to determine and factors that influence in vivo solubilization of phosphates in commercial leghorn hens. Poultry Science  74:1644-1649

SELL, J. L.; JEFREY, M. 1996. Availability for poults of phosphorus from meat and bone meals of different particle sizes . Poultry Science.  75: 232 – 239.

  

  

 

Volver