Alternativas para el procesamiento y utilización de los alimentos no convencionales en animales monogástricos

P. LEZCANO

Instituto de Ciencia Animal, Apartado 24, San José de las Lajas, la Habana,Cuba

Existen marcadas diferencias entre los alimentos convencionales y no convencionales desde el punto de vista biológico, físico y químico.

En los últimos 30 años numerosas investigaciones han demostrado que con algunos alimentos no convencionales se logran resultados de comportamiento comparables a los obtenidos con la alimentación convencional. No obstante esta última puede definirse como aquellos productos que provienen fundamentalmente de granos de cereales, leguminosas y harinas de origen animal, los cuales han sido ampliamente estudiados y su valor nutritivo es de reconocida calidad.

Por otro lado los alimentos no convencionales están constituidos por una amplia gama de productos y subproductos que existen en el área tropical. Estos alimentos varían ampliamente en su composición química y pueden presentarse en forma líquida, semi-líquida y sólida; pero además para ser utilizados más eficientemente en animales monogástricos requieren de algún procesamiento que viabilice su empleo como secado por métodos artificiales o naturales para fabricar harinas, ensilajes, preservación o simplemente molinaje para incrementar el consumo y aprovechamiento digestivo.

En esta conferencia pretendemos analizar las mejores opciones a aplicar en el procesamiento y empleo de los principales alimentos que se producen en el trópico y en el manejo de la alimentación más adecuado cuando se le suministran éstos a los animales monogástricos.

Un intento de clasificación (tabla 1) da la medida de la diversidad de estos alimentos, algunos de ellos son consumidos por la especie humana tal es el caso del azúcar crudo y los tubérculos y raíces por citar varios ejemplos; solamente ante una mayor disponibilidad y por situaciones coyunturales se permiten su empleo en la alimentación animal.

La caña de azúcar es el cultivo más desarrollado y productivo en el trópico y a partir de esta planta pueden establecerse estrategias para su uso como alimento animal.

Las mieles de caña han sido ampliamente estudiadas por diferentes autores en la especie porcina, y se ha logrado reemplazar totalmente la energía de los cereales en las principales categorías, aunque su respuesta productiva está en dependencia del grado de extracción de azúcar a que ha sido sometida la miel.

Las mieles de caña tienen también la propiedad debido a su viscosidad y presión osmótica de poder guardarse por largos períodos de tiempo sin temor a su descomposición por fermentación si no se mezclan con agua, pero al misino tiempo al momento de emplearlas el manejo resulta engorroso por lo que los productores prefieren la dilución con agua preferiblemente en una proporción 1:1. Debe quedar claro que esta práctica debe realizarse diariamente, alargar el periodo provoca fermentaciones y perjuicios en el consumo de los animales. Otra característica para las mieles o cualquier alimento liquido en animales en colectivos son las pérdidas de alimento que se generan al emplear el comedero abierto, por lo que es recomendable evitar por diseños que sean factibles la entrada de los animales al comedero.

Otra tecnología de buenos resultados en la alimentación porcina es la relacionada con el guarapo y una fuente proteica, preferiblemente la soya, la cual puede estar al alcance de cualquier productor que disponga de caña y trapiche para la extracción del jugo. Solamente agregar que la mecánica de trabajo es diaria por la rápida descomposición del guarapo y queda el bagazo que todavía contiene aproximadamente el 50% de jugo y que puede procesarse como alimento para los rumiantes.

La saccharina alimento energético-proteico creado recientemente a partir de la fermentación en estado sólido de la caña de azúcar limpia y molida puede estar al alcance de todo productor que disponga de caña, lo que permite por su condición de harina seca incluirlo en los piensos secos para cerdos y aves.

El secado ya sea por medios artificiales (presión y temperatura) o natural (luz solar) es probablemente el método de procesamiento más adecuado para muchos alimentos porque además de lograr su conservación para ser empleado diariamente, los animales lo utilizan más eficientemente al consumirlo en forma de harina.

La yuca y el boniato son ejemplos de lo expresado anteriormente, los cerdos lo consumen bien en forma fresca, pero cuando se somete a calor y se suministra en forma de una sopa o sancocho se mejora su utilización digestiva al romperse parcialmente las complejas moléculas de almidón que constituye la energía de estos tubérculos y raíces. Además el calor volatiliza el ácido cianhídrico que se encuentra en la cáscara de la yuca.

Cuando la yuca y el boniato se muelen y secan por medios artificiales o al sol hasta formar una harina puede guardarse en sacos o a granel sin temor a su descomposición y pérdida de valor nutritivo, alternativa que permite la fabricación de pienso seco. Esta es la única forma en que la consumen eficientemente las aves a diferencia del cerdo.

El palmiche fruto de la palma real se ha utilizado en Cuba desde hace muchos años como alimento para los cerdos, suministrado en forma natural o almacenado por tiempo mezclado con sal común (CINa). Sin embargo las investigaciones con este alimento han demostrado que su trituración en molinos de martillo después de estar debidamente seco mejora el consumo y duplica la ganancia diaria en cerdos en ceba hasta un 60% de la ración, solamente tener el cuidado que después de molido debe emplearse en un espacio no mayor de las 72 horas por la descomposición que se desarrolla dado el contenido de grasa que posee este fruto.

El déficit de proteína existente en el trópico ha estimulado en los últimos años al cultivo de la soya y el girasol a partir de variedades más adaptadas a este clima. No obstante en el caso de la soya es conocido la presencia de factores antinutricionales que impiden la digestión de la proteína de este grano, dificultad que ha sido solucionada industrialmente en países productores mediante el tostado. En el caso de Cuba ante la imposibilidad de aplicar la tecnología del tostado en muchos lugares la mezcla con agua y cocción por espacio de 10-15 minutos resuelve satisfactoriamente el problema, suministrándosele a los animales en forma de una sopa con el resto de los alimentos.

El cultivo del girasol ha tenido un estímulo adicional como productor de aceite para consumo humano y permite que quede una torta que alcanza valores de proteína entre 30-35% de amplio uso en la formulación de piensos para cerdos y aves.

Muchos productos, subproductos y desechos en forma húmeda poseen un reconocido valor nutritivo, pero, su rápida descomposición obliga rápidamente a darle un tratamiento a su conservación y empleo lo más eficientemente posible en animales monogástricos. Existen varios métodos pero éstos dependen de la existencia de tecnologías creadas para el empleo de uno u otro método.

Las levaduras torula y los desechos proteicos de las destilerías de alcohol se descomponen rápidamente, si no se secan, tecnología que resulta costosa. Sin embargo la mezcla con miel e inoculación con bacterias lácticas ha permitido conservarlo por espacio de 6 meses.

Los residuos de la pesca y matadero se convierten en alimentos proteicos, si se secan pueden utilizarse en la formulación de raciones para cerdos y aves en forma de harina, pero una alternativa para aquellos que no puedan fabricar harina puede ser la fabricación de ensilaje aprovechando el poder de conservación que poseen las mieles de caña, esta práctica implica garantizar se cubra todos los residuos para evitar descomposiciones indeseables.

El aprovechamiento de animales muertos ha sido establecido y probada exitosamente cuando se convierte en pastas proteicas a partir de la acción combinada de molida, presión y temperatura, pero como esta tecnología no está al alcance de todos se ha probado que el troceado de los animales muertos sin el tracto gastrointestinal al mezclarlo con mieles de caña en una proporción 50:50 puede suministrarse a los cerdos después de 10 días de preparado el ensilaje sin temor a introducir gérmenes patógenos que perjudiquen la salud de los cerdos.

CONSIDERACIONES FINALES

Puede decirse que la utilización en gran escala de alimentos no convencionales es una necesidad de primer orden en el empeño de producir carne y huevos dado los precios y limitaciones para importar todo el alimento necesitado. En este sentido se ha demostrado que el procesamiento contribuye notablemente a darle un uso más eficiente a muchos alimentos existentes en el trópico y además por medios de varias tecnologías se preservan lo que permite al productor organizar y planificar la alimentación diariamente tal como se hace con los alimentos convencionales.

 

Tabla 1. Principales alimentos no convencionales en el trópico

Industria azucarera

Productos y subproductos agrícolas

Productos y subproductos Industriales

Mieles y caña (rica, A,B y C)

Azúcar crudo

Guarapo

Sirope off

Cachaza

Saccharina

Subproductos del arroz (Cabecilla y polvo)

Tubérculos y raíces

Fruto de árboles

Forraje de gramíneas y leguminosas

Residuos de cosecha y alimentación humana

Otros cultivos

Levaduras torula y saccharomyces

Residuos de la industria cervecera y alcoholera

 

Residuos de matadero

Animales muertos

Otros subproductos industriales