GRANJAS INTEGRALES:

EXPERIENCIA PRODUCTIVA EN LA SELVA LACANDONA DE MEXICO

 

Leonor Sanginés1 y A. Peraza

 

[1] Departamento de Nutrición Animal. 

Instituto Nacional de la Nutrición “Salvador Zubirán”.

Vasco de Quiroga Nº 15, Tlalpan 14000, México, D. F., México

leosangines@hotmail.com

 

 

RESUMEN

 

La experiencia que se presenta en relación con la implementación de granjas integrales, se llevó a cabo en cinco comunidades de la región noreste de la Selva Lacandona habitada por indígenas tzeltales y ch'oles.  El presente documento tiene por objetivo transmitir los resultados obtenidos principalmente en la producción porcina. 

 

Las granjas se ubicaron en una hectárea de terreno donado por las comunidades, donde se construyeron tres estanques de 10 x 20 m para la cría de peces (tilapia) y uno de 5 x 10 m para reproducción; gallineros para aves de postura, una zahurda con capacidad para alojar a 10 animales, un área para el cultivo de hortalizas y árboles frutales y otra para la instalación de un biodigestor.  Para la alimentación animal se consideró una dieta base a partir de maíz, zacate kikuyo (Penisetum clandestinum) y harina de carne tanto para los cerdos como para las aves. Se preparó además una tabla de sustitución práctica de materias primas disponibles en la zona. Los resultados obtenidos fueron muy variables en cada una de las granjas, dependiendo del grado de organización de los miembros de cada una de ellas para la producción, alimentación y manejo de los animales en general. Los animales en los que no se cubrieron las necesidades nutricionales tuvieron un crecimiento más lento en comparación con los que sí las cubrieron, observándose un crecimiento compensatorio en los primeros cuando se les cambió la dieta. 

 

Se logró un ahorro muy importante en el rubro de alimentación al proporcionar alimentos no convencionales tanto a los cerdos como a las aves en relación al alimento comercial, lo cual permite una mayor rentabilidad de este tipo de granjas. Se considera necesario fomentar la integración de los sistemas productivos y la utilización de alimentos no convencionales en la alimentación animal, así como diferentes métodos de conservación y almacenamiento de las mismas, con el objetivo de que la población de escasos recursos, tenga acceso al  consumo de proteínas de origen animal y elevar el nivel nutricional de la población.

 

Palabras clave: cerdos, alimentos no convencionales, granjas integrales

 

Título corto: Producción porcina en selva Lacandona mexicana

 

 

 

 

 

 

INTEGRAL FARMS;

AN EXPERIENCE IN THE MEXICAN LACANDONA JUNGLE

 

SUMMARY

 

The establishment of integral farms was conducted in five communities from the North-western region of the Lacandona jungle, inhabited by tzeltales and ch’oles etniae. The objective of the present communication is to report results mainly obtained in pig production. The farms were set up in one hectare donated  by the local communes. Three 10 x 20 m and one 5 x 10 m ponds were built up for aquaculture (tilapia production) and reproduction respectively. Two small stables were destined to laying hens and 10 pigs. A section of the land was used for a fruit and vegetable producing garden and everything was integrated to a biodigestor for biogas and fertilizer production. Poultry and pig feeding was organized by the formulation of diets based on maize, kikuyo grass (Penisetum clandestinum) and meat meal. A substitution table based on locally available products was prepared.

 

Results obtained from every farm were considerably variable, and were depending on the degree of social organization for animal feeding and management. Animals were feed requirements were not achieved had a slower growth if compared to those who were well fed. Compensatory growth was observed in the slowing growing animals when feeding schedule was adjusted according to nutrient requirements and local availability of feeds. Remarkable economig savings were obtained by the utilization of locally available products either for pig or poultry production, if compared to the cost of production when commercial feeds were employed in the farms, thus leading a more profits for the farmers.

 

The integration of animal to crop production is highly recommended in order to assess the utilization of non conventional feeds for animal feeding. Besides, conservation and storage methods for feeds are  recommended too. Overall, local human population with very low incomes can afford to the consumption of animal protein and therefore increase its nutritional status.

 

 

Key words: pigs, non conventional feeds, integral farms

 

Short tittle: Pig production in the Mexican Lacandona jungle

 

 

INTRODUCCION

 

La mayoría de los esfuerzos en la actualidad en lo que respecta a la producción pecuaria están enfocados a sistemas productivos altamente tecnificados. Sin embargo, se ha observado que esto sólo puede beneficiar a un grupo muy reducido de la sociedad.  En la búsqueda de alternativas diferentes de producción el Instituto Nacional de Investigación en Recursos Bióticos y el Instituto Mexicano en Tecnología Apropiado entre otros, desarrollaron planteamientos sobre la creación de granjas integrales en México. En esta misma línea se puede mencionar a la Fundación Educadora San Nicolás, en Colombia (Fanjul et al 1984; Olguín et al 1986; Ramírez y Villa 1985).

 

Desde el punto de vista socioeconómico, las granjas integradas están dirigidas a la   satisfacción de las necesidades de autoconsumo de comunidades campesinas y en especial de poblaciones marginadas que de una u otra manera no alcanzan a competir en un sistema de mercado capitalista.  Por otra parte, no se descarta que cuando se alcancen altos niveles de eficiencia e integración dentro de la organización de la producción, la granja permita generar excedentes para la comercialización.  Es importante hacer notar  que hasta la fecha, en la República Mexicana no se ha logrado consolidar en la práctica la viabilidad técnica y económica de estos sistemas integrales o "granjas autosuficientes".  La principal causa de esto es precisamente la falta de integración entre unidades de producción primaria tanto agrícola como pecuaria.

 

En una explotación pecuaria aproximadamente del 60 al 80% de los costos de la producción corresponden al rubro de alimentación, por lo que es necesario disminuir éstos y así aumentar la rentabilidad de dichas explotaciones.  Para lograr lo anterior se puede contemplar como estrategia, incluir en la dieta de los animales, alimentos no convencionales y materias primas disponibles en la zona, desplazando los concentrados comerciales, e ir logrando una máxima eficiencia tanto económica como ecológica.

 

La experiencia que aquí se presenta se llevó a cabo en cinco comunidades de la región noreste de la Selva Lacandona, impulsada por Promoción Educativa y Desarrollo Popular A. C. en convenio con el Instituto Nacional de Educación de los Adultos, con énfasis educativo más que productivo.

 

Características generales de la Región

 

La Selva Lacandona forma la quinta parte del Estado. de Chiapas. Geográficamente, la Selva pertenece a las llamadas tierras bajas, y está situada entre la planicie cáliz septentrional de Yucatán, los Altos de Chiapas y Guatemala.

 

El clima de la región es tropical de tipo cálido y variablemente húmedo, estando definido por el factor de precipitación que se registra sobre todo de mayo a diciembre, existiendo más o menos 3 meses de acentuada sequía (de febrero a abril).

 

La vegetación natural, en cuanto a que no haya sido tocada, transformada o destruida por el hombre, consiste en una selva de espesura excesiva, constituida de árboles de las más diversas especies, más de 200, así como de distintas edades y alturas (De Vos 1980).

 

Caracteríticas socio-económicas

 

La región de la selva chiapaneca ha sido una zona que tradicionalmente permaneció sin ocuparse con intensidad, al menos desde la conquista española después del exterminio de los lacandones en el siglo XVII a excepción de los llamados “lacandones” actuales que es una migración del grupo maya yucateco (De Vos 1980).

 

La historia de la población que habita actualmente la región es más bien reciente. Comienza hace aproximadamente 40 años a partir de una migración de la zona de los Altos, principalmente de los grupos Ch'ol, Tzeltal, Tojolabal, Tzoltzil, de Chiapas, y un pequeño grupo de mestizos de otros estados del país en busca de tierras de cultivo, actualmente es un proceso ininterrumpido y creciente.  La región noreste se empieza a constituir a partir de los polos económicos de las regiones de Tenosique en Tabasco y Palenque en Chiapas.  En esta sub-región la explotación forestal y el incremento de la ganadería extensiva avanza junto con la colonización, que además se ha dado de forma espontánea y con el enfrentamiento a un medio desconocido y hostil (Fábregas et al 1985).

 

En la actualidad la selva se encuentra en un proceso de extinción, lo que conlleva un deterioro de la tierra que aumenta día con día y en consecuencia la depauperización de los que la habitan.

 

El presente documento tiene por objetivo transmitir los resultados obtenidos principalmente en la producción porcina.

 

 

MATERIALES Y METODOS

 

Las comunidades seleccionadas fueron: Roberto Barrios, San José Patwits, El Naranjo, Salto de Agua, Nueva Betania y San Martín Chamizal.   Las granjas se ubicaron en una hectárea de terreno donado por las comunidades, y constaronn de tres estanques de 10 x 20 m para la cría de peces (tilapia) y uno de 5 x10 m para reproducción; gallineros para aves de postura volados sobre los estanques, de tal manera que el excremento y el desperdicio del alimento de las gallinas cayera a estos y así estimular el crecimiento de fito y zooplancton, en consonancia con la práctica que se ha llevado a cabo durante varios siglos en Asia. Las granjas poseían también una zahurda con capacidad para alojar a 10 cerdos (8 hembras y 2 machos), dado que en un principio la granja se planteó como reproductora,  para posteriormente distribuir lechones en la comunidad; y un área para el cultivo de hortalizas y árboles frutales; y otra para la instalación de un biodigestor.  Para la construcción de las instalaciones se utilizó material de la región (madera y guano). En el caso de los gallineros se empleó tela de alambre.  La mano de obra fue aportada por los socios de las granjas.

 

La formulación de alimento se basó en los requerimientos para cerdos y aves del National Research Council (1977; 1979).  Unicamente se tomaron en consideración los valores correspondientes a energía digestible y proteína cruda.

 

Alimentación

 

En el caso de los cerdos, conforme se fueron construyendo las granjas se introdujeron los animales, híbridos de Yorkshire, Hampshire, Duroc Jersey y Landrace. Por consiguiente, no fue homogéneo el tiempo de iniciación de actividades en todas ellas, lo que provocó un manejo diferente sobre todo en la alimentación.  En un principio ésta fue a base de una cantidad mínima de alimento comercial, complemento con maíz, ya que el costo del alimento era muy elevado para las condiciones económicas de los socios de las granjas, y no existía la organización necesaria como para reemplazar al primero.

 

Se analizaron diferentes materias primas disponibles en la zona (ver tabla 1).  Muestras representativas de alimentos tomadas aleatoriamente en el lugar fueron preparadas para su posterior análisis. Las determinaciones de MS, proteína bruta (Nx6.25) y fibra cruda fueron realizadas por procedimientos análiticos conocidos (AOAC 1990). La determinación de energía bruta se determinó mediante un calorímetro adiabático de bomba.

 

Para contar con disponibilidad suficiente de las materias primas para alimentar a los animales se organizó una siembra colectiva de maíz, calabaza, yuca, camote, plátano y en algunas comunidades, de ajonjolí. La mayoría de las materias primas eran básicamente fuentes de energía.  El ajonjolí, al tener una buena cotización en el mercado, se vendió. Por otra parte, a pesar de existir en la zona  diversos frijoles silvestres como el mucuna y otros, no eran recolectados por razones culturales; por lo que se adquirió harina de carne, disponible todo el año, para el aporte proteínico.

 

Tabla 1. Composición química de las materias primas disponibles en la zona

Materia prima, %

MS, %

Proteína cruda, %

Fibra cruda, %

ED, Mjoule/kg

Achontie

24.28

28.17

15.57

12.72

Ajonjolí

91.18

25.87

13.19

23.27

Calabaza

 

 

 

 

Entera

15.61

14.99

34.66

13.52

Cáscara

10.51

18.07

16.03

11.80

Pulpa

66.81

37.93

19.35

10.88

Semillas

38.65

25.00

17.00

11.35

Pulpa y semillas

35.75

2.57

3.41

16.21

Camote

16.78

31.29

13.23

13.31

Chaya

87.95

17.46

20.75

12.34

Chicharo de árbol

94.50

53.01

12.59

18.99

Harina de carne

22.59

5.31

8.32

14.31

Macal

87.67

10.40

3.29

16.64

Maiz

29.31

6.58

4.57

15.49

Ñame

30.93

|2.92

2.96

15.83

Plátano verde sin cáscara

11.97

11.26

33.45

 

Yerba mora de monte

38.09

2.07

4.28

16.08

Yuca

29.97

21.91

19.47

12.81

Hoja de yuca

24.66

8.70

33.15

10.59

Zacate

88.00

28.67

13.00

13.42

Frijoles silvestres

 

 

 

 

 

 

Dado que la producción de materias primas seleccionadas no fue capaz de mantener una dieta constante para los animales todo el tiempo, se elaboró una formulación a base de maíz, zacate kikuyo (Penisetum clandestinum) y harina de carne tanto para los cerdos como para las aves. En la tabla 2 se presenta el esquema de alimentación de los cerdos


 

Tabla 2. Formulación de raciones para cerdos

 

Etapa de producción, kg

 

20-35

35-60

60-100

Recomendaciones1

 

 

 

Proteína bruta, %

16.0

14.0

13.0

Energía digestible, kjoule/g

13.81

13.81

13.81

Consumo de alimento, kg MS

1.75

2.5

3.25

Formulación, % en base fresca

 

 

 

Maíz

71.5

76.5

74.2

Zacate kikuyo

10.0

10.0

15.0

Harina de carne

18.5

13.5

10.8

Consumo, kg/día

 

 

 

Maíz

1.390

2.120

2.660

Zacate kikuyo

0.350

0.710

1.390

Harina de carne

0.499

0.375

0.390

Costo de alimento, pesos mexicanos/día

 

 

 

Producido localmente

72.96

91.02

112.78

Comercial (100 pesos mexicanos/kg)

194.00

235.00

361.00

1 NRC (1979)

 

 

En la tabla 3 se muestra el plan de alimentación para las aves, esencialmente gallinas destinadas a la producción sw huevos.

 

 

Tabla 3. Formulación de raciones para gallinas

 

Etapa de producción, semanas de edad

 

0-6

6-14

14-20

Postura

Recomendaciones1

 

 

 

 

Proteína bruta, %

20.0

16.0

12.0

15.0

Energía digestible, kjoule/g

14.80

14.80

14.80

14.54

Formulación, % en base fresca

 

 

 

 

Maíz

67.0

76.3

81.2

74.1

Zacate kikuyo

5.0

5.0

10.0

10.0

Harina de carne

28.0

18.7

8.8

15.9

Consumo, g/10 aves/día

 

 

 

 

Recomendación, g MS/ave1

27/45

57/65/79

84

125

Maíz

200/335

482/551/670

758

1030

Zacate kikuyo

39/64

81/93/113

240

357

Harina de carne

104/140

119/135/164

82

221

Sal común

3/3

3/3/3

5

6

Carbonato de calcio

-

 

 

 

1 NRC (1977). Salvo la recomendación, se expresa en base fresca

 

 

Se confeccionó una tabla de sustitución práctica de las materias primas susceptibles a utilizar, que estaban disponibles localmente (tabla 4).  Las equivalencias fueron calculadas tomando en cuenta únicamente la cantidad de humedad y proteína, por ser este último el compuesto limitante en la mayoría de los ingredientes.

 

 

 

Tabla 4. Equivalencia entre alimentos para flexibilización de formulación de raciones1

Alimento básico

Alimento equivalente

Maíz, 1 kg

2.5 kg de plátano + 125 g de harina de carne

 

2.5 kg de camote + 125 g de harina de carne

 

2.5 kg de yuca     + 125 g de harina de carne

 

4.0 kg de macal   + 100 g de harina de carne

 

3.0 kg de ñame

 

3.0 kg de calabaza

Maíz, 2 kg

6.0 kg de ñame    + 125 g de harina de carne

Yuca, 1 kg

1.0 kg de macal

 

1.0 kg de camote

 

1.0 kg de plátano

Ajonjolí, 1 kg

0.5 kg de maíz     +  0.5 kg de harina de carne

 

1.0 kg de frijol silvestre

Frijol silvestre, 1 kg

0.5 kg de maíz     +  0.5 kg de harina de carne

Zacate, 0.5 kg

0.5 kg de chaya

 

0.5 kg de hojas secas de yuca

 

0.5 kg de achontie

 

1.0 kg de yerba mora del monte

1 Las cantidades de alimentos se expresan en base fresca

 

 

A los animales se les ofreció el alimento dos veces al día, mezclando los ingredientes inmediatamente antes de ofrecerla.  Las materias primas se picaron con machete y se mezclaron manualmente con la ayuda de una pala.  La yuca se expuso al sol para evitar problemas de intoxicación y cuando se les proporcionaban frijoles, estos fueron cocidos. A las gallinas ocasionalmente se les daba comején en los comederos.

 

Los animales fueron pesados cada 30 días. A partir del peso vivo de los animales, se estimó la ganancia de los cerdos, y así se determinaron estadígrafos de posición.

 

 

RESULTADOS Y DISCUSION

 

Los resultados obtenidos fueron muy variables en cada una de las cinco granjas evaluadas. Esto se  debió básicamente al diferente grado de organización de los miembros de cada una de ellas para la producción, alimentación y manejo de los animales en general.

 

En la tabla 5 se presentan los pesos obtenidos para los cerdos, en los meses en que los animales fueron pesados.  Los cerdoss en los que no se cubrían sus necesidades nutricionales, fundamentalmente por deficiencia en el suministro de proteína (lote A), exhibieron un crecimiento más lento en comparación con las que si las cubrían (lote B). Las necesidades proteícas fueron cubiertas fundamentalmente por harina de carne, disponible comercialmente en la región.

 

 

 

 

Tabla 5. Ganancia de peso de cerdos producidos en las granjas integradas1

 

Granja

Mes consecutivo de crianza porcina

4

5

6

7

9

10

11

12

13

14

1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lote A

 

 

 

 

 

-2

64.5

 ± 19.1

 

 

 

 

Lote B

 

-2

35.8

 ± 3.9

46.4

± 5.5

 

 

 

 

 

 

 

2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lote A

 

 

 

 

 

 

-2

66.9

± 7.9

71.7

± 5.4

81.0

± 5.6

Lote B

 

-2

32.5

± 3.9

38.0

± 5.3

43.6

± 4.7

70.0

± 6.3

83.0

± 7.8

 

 

 

 

3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lote A

 

 

 

 

 

 

-2

46.5

± 3.6

 

 

 

Lote B

 

-2

 

 

45.2

± 5.5

65.9

± 9.8

 

84.8

± 10.6

98.5

± 11.2

 

 

4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lote A

 

 

 

 

 

 

 

 

-2

75.0

± 11.4

 

Lote B

28.6

± 2.7

34.4

± 3.3

43.5

± 5.5

 

 

 

 

 

 

 

5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lote A

 

 

 

 

-2

40.3

± 4.9

47.0

± 5.8

56.1

± 6.1

71.0

± 2.2

 

 

Lote B

30.1

± 2.8

32.4

± 2.4

40.4

± 4.0

49.5

± 4.0

72.3

± 6.3

 

 

 

 

 

1 La ganancia en peso vivo se presentan como media y desviación estándar de cinco animales, expresada en kg. Los lotes A y B representan los grupos de cerdos alimentados por debajo de las recomendaciones o adecuadamente, respectivamente

2 Mes en el que se comenzó el suministro de harina de carne

 

 

En la figura 1 se muestra la curva de crecimiento de los cerdos.  En ésta se consideró el crecimiento óptimo para animales en engorda de acuerdo con las recomendaciones del NRC (1979), y que correspondía a animales castrados, con dieta a base de alimento comercial con promotores de crecimiento, así como en las mejores condiciones de manejo), y un crecimiento lento (calculado) pero que podría considerarse todavía rentable para este tipo de granjas.  Se puede  observar que en los lotes B de todas las granjas, a las cuales se les proporcionó una dieta equilibrada, se ubican dentro del área de dos líneas, mientras que la de los animales del lote A, se salieron de los parámetros de éstas y por lo tanto, de los límites rentables. De hecho, de no habérseles equilibrado la dieta, mediante la inclusión de harina de carne en la comida, hubieran necesitado de año y medio a dos años mínimo para lograr los 90-100 kg de peso. Con respecto a esto, se observó un crecimiento compensatorio en estos animales como respuesta a la ingestión de un alimento balanceado.

 

 

 

 

 

 

 

                       


 

                            Figura 1 . Evolución de la ganancia de peso de los cerdos

 

 

 

Mersmann et al (1987) han sugerido que los cerdos responden con un crecimiento compensatorio a una restricción severa de alimento, presentando cerca de la mitad de peso en relación con los alimentados ad libitum. La recuperación del peso de los animales cuando se les cambia el tipo de alimentación después de las 16 semanas de vida a un sistema ad libitum presentan menor contenido de músculos y más grasa en la canal a los 90 kg en relación con los que se alimentaron continuamente a libertad.

 

Se observó que el porcentaje de lechones por parto en general  fue de 8.6 por cerda. Sin embargo, hubo comunidades en donde el número de lechones nacidos fue de 11 animales/cerda.

 

Para calcular el costo del alimento, se tomó en cuenta el número de jornales necesarios para el cultivo de una hectárea de maíz, considerando las labores de tumba, roza y quema, además de la siembra, limpia, construcción de la troje y cosecha.  Para lo anterior resultaron 40 jornales a 1,200.00 pesos mexicanos cada uno, lo que representó un total de 48,000.00 pesos mexicanos (media ha se sembró de maíz y la otra mitad se utilizó para diferentes cultivos como yuca, macal, calabaza y camote).  Los rendimientos por ha y el costo por kg de las diferentes materias primas no forrajeras consideradas se presentan en la tabla 6, mientras que el costo de recolección de forrajes se expone en la tabla 7.  Para el costo total del alimento se sumaron 12 jornales más por las labores adicionales que estos representaban.

 

 

 

 


 

 

 

Tabla 6. Costo de alimentos no forrajeros cultivados en la granja integral

 

Rubro

Area sembrada, %

Rendimiento, kg/ha

Costo de producción, pesos mexicanos1

Total

Por kg cosechado

Maíz

50.0

1,000

31,200.00

31.20

Macal

12.5

900

7,800.00

8.66

Yuca

12.5

1,800

7,800.00

3.90

Calabaza

12.5

2,000

7,800.00

4.33

Camote

12.5

600

7,800.00

13.00

Total 3

100.0

-

62,400.002

-

1 Equivale al costo de recolección

2 Costo de 52 jornales trabajados

3 No se incluye el plátano, cuyo costo fue de 15.00 pesos mexicanos/kg por compra

 

 

El costo por concepto de alimentación durante un año en estas condiciones sería de 21,850.50 pesos mexicanos, y con alimento comercial durante 6 meses, 39,945.00 pesos mexicanos, considerando un costo de $100.00/kg de alimento comercial. Esto determinó de hecho un ahorro de 18,094.50 pesos mexicanos/animal, sin tomar en cuenta el gasto por concepto de transporte del alimento a las comunidades, ni el ritmo de inflación que vivía el país.  Al sustituir el maíz por yuca disminuiría aún más este rubro.

 

 

Tabla 7. Costo de alimentos forrajeros en la granja integral

 

Rubro

 

Cosecha, kg

Valores en pesos mexicanos

Salario/jornada

Costo/kg

Zacate

200

1,200.00

6.00

Chaya

150

1,200.00

8.00

Hojas de yuca

150

1,200.00

8.00

 

 

En lo que se refiere a la producción de huevo, es importante mencionar que en tres comunidades se alcanzó una producción entre el 50 y 60% a las 36 y 40 semanas de edad en condiciones no óptimas, ya que los animales cumplieron las 28 semanas, época en que empezó la postura, en invierno, en dónde los días son más cortos, sin poder contar con un calendario de luz artificial, en virtud de que las comunidades carecen de este servicio.  No se llevó registro de la producción de peces, sin embargo, sí hubo producción suficiente, que se iba consumiendo por los socios de las granjas.  Todo el sistema de producción descrito no tuvo en cuenta el componente correspondiente a los biodigestores.

 

Los datos anteriores muestran la viabilidad de granjas tanto porcinas como de aves de postura dentro de una granja integral como alternativa diferente de producción, con tecnología adecuada a las condiciones de las comunidades de la Selva Lacandona.  Es necesario seguir fomentando la integración de los sistemas productivos y la utilización de alimentos no convencionales en la alimentación animal, así como diferentes métodos de conservación y almacenamiento de las mismas, con el objetivo de que la población de escasos recursos, tenga acceso al  consumo de proteínas de origen animal y elevar su nivel nutricional.

 

 

AGRADECIMIENTOS

 

A todas las mujeres y hombres indígenas tzeltales y ch'oles que participaron con su entusiasmo, conocimientos y trabajo en el proyecto.

 

 

REFERENCIAS

 

AOAC. 1990. Official Methods of Analysis. Association of Official Agricultural Chemists. Washington D.C., pp 1090

 

De Vos, J. 1980. La paz de Dios y del Rey.  La conquista de la Selva Lacandona.  Colección Ceiba.  Chiapas

 

Fábregas, A., Pohlenz, J., Báaex, M. y Macías, G. 1985.  La formación histórica de la Frontera Sur.  Centro de Estudios de                 Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social del Sureste.  Cuadernos de la Casa Chata.  México, D. F.

 

Fanjul, L., Pineda-Bravo, G., Young-Medina, M. Acosta, B.R., Andrade-Frich, B., Basurto-Lozano, A. y Ortíz, B. 1984. La granja integrada.  Una posible respuesta al desarrollo de la Sierra Norte de Puebla.  Biotica, 9 (1):7-22

 

Mersmann, H.J., MacNeil, M.D., Seideman, S.C. y Pond, W.G. 1987 Compensatory growth in finishing pigs after feed restriction.  Journal of Animal Science, 64:752-764

 

National Research Council. 1977  Nutrient Requirements of Poultry. National Academy of Science Press. Washington, D. C.

 

National Research Council. 1979  Nutrition Requirements of Swine. National Academy of Science.  Washington, D. C.

 

Olguín, P.E. 1985. Producción de alimentos no convencionales para consumo animal.  Perspectivas de la biotecnología en México.  Fundación Barros Sierra, A. C.  CONACyT, México, D.F.

 

Olguín, P.E., Benítez, J. y Arias, E. 1986.  Desarrollo Agropecuario Integral con la Participación de una Cooperativa de Mujeres.  Desarrollo y Medio Ambiente, 1(1):2-8

 

Ramírez, R. y Villa, I. 1985. Donde los campesinos son asesores. Ceres, 18(5):34-38

 

Volver