CRECIMIENTO  DE  CERDOS  CRIOLLO,  YORKSHIRE  Y   L63 ALIMENTADOS CON MIEL B Y HARINA DE SOYA

G Trujillo, Isabel Santana, FJ Diéguez e Iris Pérez

Instituto de investigaciones Porcinas


Gaveta Postal # 1, Punta Brava

La Habana, Cuba

 

RESUMEN

 

Un  total de noventa y nueve cerdos, machos enteros y hembras  de las  razas  Criollo  (CR), Yorkshire (YY) y L63,  fueron  cebados durante  18 semanas, a partir de los 25 kg de peso vivo  con  una dieta  restringida de miel B y harina de soya. Estos se  alojaron en  corrales  de 4 a 6 cerdos por raza y sexo. Se analizaron  los pesos  y las ganancias durante la ceba para las tres razas y  las curvas de crecimiento para los CR y los YY en cinco puntos  entre el arribo a la estación y el final de la prueba. Los datos fueron analizados por el método de los mínimos cuadrados, con un  modelo que  incluyó  los  efectos de raza, sexo y  su  interacción.  Las diferencias entre razas fueron altamente significativas (P<0.001) en  la mayoría de las medidas, pero escasas entre los sexos.  Las interacciones   no   fueron  importantes.   Las   medias   mínimo cuadráticas para peso (kg) y edad final (días) fueron: 73.7 y 263 (CR); 87.6 y 221 (YY) y 84.8 y 231 (L63). En la ganancia diaria y el  peso por edad los cerdos CR fueron peores (338 y 282  g)  que los YY (491 y 395 g) y los L63 (456 y 367 g). Hubo diferencias en las  curvas  de  crecimiento. En los cerdos YY hubo  un  descenso relativo en  las  primeras  semanas  de  prueba,   pero   luego mantuvieron un ritmo ascendente hasta el final de la  misma.  Los cerdos  CR  por el contrario mostraron un crecimiento  ascendente hasta  la  12ava semana, para disminuir en las últimas 6 semanas. Este estudio demuestra que bajo estas condiciones de alimentación y  manejo los cerdos Criollo son marcadamente inferiores a los de otras razas especializadas.

 

PALABRAS  CLAVES:  cerdo, Criollo, curvas de  crecimiento,  razas especializadas

 

GROWTH OF CRIOLLO, YORKSHIRE AND L63 PIGS FED SUGAR CANE MOLASSES B AND SOY BEAN MEAL

                                                                                                                               

SUMMARY

 

Ninety nine entire male and female Criollo (CR), Yorkshire (YY) and L63 pigs were fattened during 18 weeks from 25 kg live weight with  a  restricted diet of B molasses and soy bean meal. Animals were alloted in pens of 4 to 6 pigs by breed and sex combination. Weight  and  gains were analysed for the three breeds and  growth curves  were  fitted  for  Yorkshire and  Criollo  breeds.  Least squares method with a model including effects of breed , sex  and interaction  was  used.  Interaction and  sex  effects  were  not important,   but  there  were  highly  significant   differences (P<0.001) between breeds in almost all traits. Final weight  (kg) and age (days) least squares means by breed respectively were: CR 73.7 and 263, YY 87.6 and 221 and L63 84.8 and 231. For weight in age  and daily gain (g) means respectively were: CR 338 and  282, YY  491 and 395 and L63 456 and 367. Growth curves were different with  a  normal pattern in YY, but CR had a reduction  of  growth after  60  kg  live weight or 12 weeks of test. This study  shows that  under a restricted molasses and soy bean meal diet  Criollo had a lower performance than specialized breeds.

 

KEY WORDS: Swine, Criollo, growth curves, breeds

 

INTRODUCCION

 

Teniendo  en  cuenta  la necesidad de estudiar  integralmente  la capacidad productiva del cerdo Criollo cubano, de acuerdo con los aspectos  señalados  por Diéguez (1995), se han  desarrollado  un conjunto  de  investigaciones con el objetivo de dar respuesta  a estas interrogantes. En tal sentido  se estudió el crecimiento  y características de la canal de cerdos Criollo y CC21  alimentados con  miel B y harina de soya y alojados individualmente desde los 23  hasta los 100 kg de peso vivo (Diéguez et al 1994a). Con  una muestra  de las mismas razas se estudió la utilización  digestiva de dietas de miel B y altos niveles de fibra (Ly y Diéguez 1995). Otros estudios contemplaron la morfometría de órganos vitales  de cerdos Criollo (Diéguez et al 1995a), así como la distribución de tejidos  en cerdos Criollo y CC21 (Diéguez et al 1995b).  Por  su parte  Diéguez et al (1995c) evaluaron el comportamiento en  ceba de  cerdos Criollo y CC21 con una dieta de altos niveles de fibra y  Santana et al (1995) la composición de cerdos Criollo y de dos razas especializadas con una dieta restringida de miel B y harina de soya.

El  presente  artículo recoge las características del crecimiento de  cerdos  Criollo,  Yorkshire y  L63  en  condiciones  de  ceba comercial bajo la dieta restringidad de miel B y harina de  soya, todo lo cual contribuye al conocimiento sobre las perspectivas de explotación de estos cerdos en mayor escala.

 

MATERIALES Y METODOS

 

Se utilizaron 48 cerdos machos enteros y 51 hembras, de las razas Criollo,  Yorkshire  y L63, procedentes de  tres  centros  de  la Empresa Nacional de Genética Porcina. Los animales arribaron a la estación a la edad de 85 días los Criollo, 62 los Yorkshire y  95 los L63, con un peso de 11.7, 10.9 y 24.2 Kg respectivamente. Los animales  se alojaron en corrales colectivos entre 4 y 6 animales por cada combinación raza sexo. Durante la etapa de preprueba  se utilizó  un  pienso  concentrado (18% PB) ad libitum.  La  prueba comenzó  cuando  los cerdos L63 alcanzaron 28  kg  y  24  kg  los Criollo  y  los Yorkshire. Esta diferencia en el peso inicial  se debió  a  la  diferencia que tuvieron los cerdos al entrar  a  la estación y la necesidad de dar algunos días de adaptación  en  la nueva instalación antes de comenzar la prueba.

La  dieta  utilizada durante la prueba fue de  miel  B  y  núcleo proteico (harina de soya y premezcla de vitaminas y minerales) de forma  restringida para garantizar el suministro del 70%  de  los requerimientos  en PB. El agua se suministró a voluntad  mediante tetinas.  La prueba se desarrolló durante 18 semanas con  pesadas quincenales. Para las razas Criollo y Yorkshire con los pesos  al entrar  a  la estación, inicio de la prueba y a las 6,  12  y  18 semanas,  se  confeccionaron las curvas de crecimiento  según  el incremento en peso, ganancia diaria y peso por edad.

Los  datos  fueron  analizados  por  el  método  de  los  mínimos cuadrados según el programa Harvey (1987) para microprocesadoras, mediante un modelo que tuvo en cuenta los efectos de raza y  sexo y  su  interacción.  La  significación de las  diferencias  entre medias fueron contrastadas por el propio programa.

 

RESULTADOS Y DISCUSION

 

En  la  Tabla  1  se  muestran  los resultados  del  análisis  de varianza.  El  efecto  de raza fue altamente  significativo  para todas las medidas analizadas excepto el consumo. Entre sexos sólo se  obtuvo  una  diferencia significativa para  el  peso  inicial (P<0.05),   mientras   que   las   interacciones   solo    fueron significativas en la edad al inicio de la prueba (P<0.01) y en la edad  final  (P<0.10). Estas no limitan el  análisis  global  del efecto de raza.

 

Tabla 1. Resultados del análisis de varianza

____________________________________________________________

­

E f e c t o

____________________________________________________________

­                                                Raza        Sexo       Raza-Sexo               MMC1

____________________________________________________________

Gl                                            2             1              2

Peso inicial                            ***         *              NS                           26.0

Edad inicial                            ***         NS           **                           112


Peso final                               ***         NS           NS                           82.0

Edad final                              ***         NS           +                              238

Ganancia diaria                     ***         NS           NS                           445

Peso por edad                       ***         NS           NS                           348

Consumo                               NS           NS           NS                           2.22

Conversión                           ***         NS           NS                           4.99


____________________________________________________________

­1              Medias mínimo cuadráticas

NS No significativo, + P<0.10, * P<0.05, ** P<0.01, *** P<0.001

 

El  comportamiento de los sexos se presenta en la  Tabla  2.  Las medias  mínimo cuadráticas fueron similares excepto  en  el  peso inicial,  que  fue  favorable  a los machos  enteros.  Resultados similares  a éstos se obtuvieron por Santana y Diéguez (1985)  en una  ceba  con desperdicios procesados y miel final. No  obstante Bste  no  es  el  comportamiento comúnmente  obtenido  en  machos enteros  y  hembras, ya que los primeros se caracterizan  por  un crecimiento superior (Cedré et al 1975; Santana et al 1982; entre otros).

 

Tabla 2.  Medias mínimo cuadráticas y errores estándares por sexo

____________________________________________________________

                                                                Machos Enteros        Hembras

                Rasgos                                   media     ES±       media        ES±

____________________________________________________________

 

                Número de cerdos                         47                             52

                Peso inicial kg                       27.0a       0.6           25.0b       0.6


                Edad inicial días                   113          1             112          1

                Peso final                               kg            81.3         1.7           82.8   1.6

                Edad final   días                    238          2             239          1

                Peso por edad   g                 345          7             352          6

                Ganancia diaria g                  434          12            456          11

                Consumo MS kg                  2.23         0.08         2.21         0.09

                Conversión  kg/kg               5.18         0.21         4.61         0.02


____________________________________________________________

 

a b Medias sin letra en común en la misma fila difieren siginificativamente entre sí (P<0.05)

 

Las  medias mínimos cuadráticas y errores estandares por raza  se exponen  en la Tabla 3. Los niveles del comportamiento  obtenidos en  este  trabajo coinciden con los señalados por Mederos  et  al (1995) para un 60-70% de los requerimientos en dietas de miel B y harina  de soya para cerdos en crecimiento-ceba. Se manifestó  un peor comportamiento de los cerdos Criollo con mayor edad, menores peso final, peso por edad y ganancia diaria que cualquiera de las otras   dos  razas  evaluadas.  Resultados  similares  informaron Diéguez et al (1994a) con una dieta de miel B y harina de soya ad libitum  con cerdos CC21. También en cerdos CC21 y con una  dieta de  altos  niveles de fibra Diéguez et al (1995c)  obtuvieron  un menor crecimiento en los cerdos Criollo.

 

Tabla 3. Medias mínimo cuadráticas y errores estándare por raza.

 __________________________________________________________________

 

                                                                Criollo                    Yorkshire               L63

                Rasgo                                     media   ES±            media      ES±         media    ES±

__________________________________________________________________

 

                Número de cerdos                31                            35                            33

                Peso inicial   kg                     24.2b  0.7                24.9b       0.7           28.9a       0.7

                Edad inicial días                   135a    2                   94c         2              108b        2

                Peso final     kg                     73.7b  2.1                87.6a       1.9           84.8a       2.0

                Edad final   días                    263a    2                  221b        2              231b        2

                Peso por edad   g                 288c    9                  395a        8              367b        9

                Ganancia diaria g                  388b   15                 491a        14            456a        15

                Consumo MS     kg              2.21    0.06              2.25         0.08         2.20         0.11

                Conversión  kg/kg               5.54b   0.25             4.58a       0.29         4.71a       0.32


­__________________________________________________________________

a b c Medias sin letra en común en la misma fila difieren siginificativamente entre sí (P<0.05)

 

Devendra  y  Fuller (1979) plantearon que la mayor parte  de  los cerdos  indígenas tienen un crecimiento lento, lo  que  concuerda con  los  resultados  del cerdo Criollo  cubano.  En  esta  misma dirección  se orientaron los datos obtenidos por Sabogal  y  Owen (1992)  y   Kleeman (1977) al evaluar cerdos Zungo, de  Colombia, respecto a puros Duroc. Buitrago et al (1978), en un estudio  con estas  mismas  razas,  cita  el  menor  crecimiento  y  la  pobre eficiencia alimentaria de los criollos Zungo.

Las  curvas  de crecimiento de los animales se presentan  en  las figuras  1,  2,  3  y  4.  Los  cerdos  Yorkshire  mostraron   un crecimiento  sostenido hasta el final de la  prueba  (figura  1), mientras  en los Criollo el incremento se mantuvo hasta la  12ava semana,  en que el ritmo de crecimiento disminuyó. Las curvas  de peso  por  edad  (figura 2) tuvieron formas similares,  pero  más empinada  para  los Yorkshire por un mayor peso por  edad  y  más alargada  para  los  Criollo, cuyo ritmo de crecimiento  fue  más lento y concluyeron a mayor edad la prueba.

Las curvas de ganancia diaria contra edad (figura 3) mostraron un incremento  ascendente de los Yorkshire hasta  el  inicio  de  la prueba (94  días  de  edad),  luego  un  decrecimiento,  debido probablemente a que al pasar de la dieta convencional ad  libitum a  una dieta noconvencional  y restringida  su  potencial  de crecimiento  no  podía  manifestarse. Después  se  recuperaron  y siguieron  un  ritmo  que aún al final de la prueba  continuó  en ascenso.  Los  cerdos  Criollo tuvieron  un  incremento  bastante ascendente  hasta la décimo segunda semana de prueba  en  el  que éste  se redujo y la curva descendió. Ello se vio confirmado  por la   curva  de  ganancia  contra  peso  (figura  4)  donde   este decrecimiento  se  inició  a  los  60  kg  aproximádamente. Los Yorkshire en tanto mostraron incrementos ascendentes con el peso, que  hubieran sido mayores si se hubiera prolongado la prueba más allá de las 18 semanas prefijadas.

Las   curvas           de  crecimiento  elaboradas  coinciden   con   las características de todas las especies (Brody 1945),  pero  no  la afectación de los Yorkshire al inicio de la prueba, que  confirma lo  planteado  por  Vangen  y Robinson  (1977)  que  los  efectos arrastrados  del ambiente preprueba puede afectar las  curvas  de crecimiento. Por otra parte al igual que González et  al  (1984), quienes   trabajaron   con   dietas   comerciales   basadas en subproductos,  en  este  trabajo  se  evidencia  que  existió  un potencial  de  crecimiento  no  aprovechado  por  el   plano de alimentación utilizado, particularmente por los Yorkshire.

En  el  caso  específico  de los cerdos  Criollo  éstos  y  otros resultados (Cabello 1969; Canope y Raynaud 1981) señalan que  los mismos  son  de  un  ritmo de crecimiento muy  bajo  y  por  ende requiren más tiempo de ceba. Parece ser que en el proceso de ceba hay  un  punto  en el que la tasa de crecimiento disminuye.  Este aspecto   es interesante  y  debe  ser  estudiado con   mayor profundidad,         sobre  todo  si  se  tiene  en  cuenta   la   alta predisposición  al engrasamiento de estos cerdos (Santana  et  al 1995)  y  más aún si se piensa en la probabilidad de la  cría  en mayor  escala  de  este tipo de cerdo. Es  posible  que  sea  más económico  sacrificar  estos cerdos a un  peso  inferior  al  que tradicionalmente  se  hace  en Cuba.  No  obstante  este  estudio demuestra que bajo estas condiciones de manejo y alimentación los cerdos   Criollo  son  marcadamente  inferiores   a las   razas especializadas evaluadas.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Brody  S, 1945. Bioenergetics and growth. Hatner Ed. New York  pp 156

 

Buitrago  JA,  HJ  Maner,  GC Gómez y DC  Trujillo,  1978.  Razas criollas.  Mem  3er Curso Postgrado Prod Porcina.  CIAT Cali p 13-17

 

Cabello  FF,  1969.  Comportamiento en el trópico  de  cerdos  de razas puras, híbridas y Pelón Mexicano en base a  ganancia  de peso  y consumo de alimentos durante el crecimiento. Tésis Lic Fac Med Vet Zoot Univ Veracruzana. pp 56

 

Canope  I  y  Y Raynaud, 1981. Etude comparative des performances de  reproduction, d'engraissement et  de  carcasse  des  porcs Creoles et Large White en Guadaloupe. J Rech Porc France Paris 13: 307-316

 

Cedré  RJ,  A Peláez y P Rojas, 1975. Efecto del sexo  sobre  los rasgos  de crecimiento  y canales  en las  razas  Yorkshire  y Duroc. I. Jorn Exp Porc La Habana. (Resúmenes) p 8

 

Devendra  C  y  MF Fuller, 1979. Pig production in  the  tropics. Oxford University Press, pp 235

 

Diéguez FJ, 1995.   Algunos   aspectos   sobre  el programa  de cruzamientos del ganado porcino en Cuba. Rev  Comp  Prod  Porc 1(2): 8-25

 

Diéguez  FJ,  A  García  y  M Tosar, 1995c.  Organos  vitales  de cerdos Criollo y  CC21  alimentados  con  altos niveles de residuos de plátano. Sem Cient Int XXX Aniv.  ICA  (Resúmenes) p 28

 

Diéguez  FJ,  J  Ly,  I  Maza,  F  Savigni  y  M  Tosar,   1995a.


 

Morfometría  de  órganos  vitales  de cerdos  Criollos y CC21. Livest Res Rural Develop 10: En imprenta

 

Diéguez  FJ,  J  Ly  e  I  Pérez, 1994a.  Crecimiento  de  cerdos Criollo  y  CC21  ante una dieta de miel B y  soya.  Rev. Comp Prod Porc 1(1):10-20

 

Diéguez  FJ,  G  Trujillo, I Santana,  T  Arias  y  Y  del  Toro, 1994b.  Programas  de cruzamientos del ganado porcino en  Cuba. Anaporc 14:114-120

 

Diéguez  FJ,  F  Savigni y M Tosar, 1995b. Distribución  muscular en  cerdos Criollos y CC21 alimentados con miel B y soya.  Sem Cient Int XXX Aniv. ICA (Resúmenes) p 22

 

González  J,  CP  Díaz, PL Domínguez, J Ly y Y  del  Toro,  1984. Evaluación de los desperdicios procesados como  sustituto  de pienso  comercial para cerdos en ceba. Cienc Téc. Agric. Gan. Por 7(4):57-74.

 

Harvey  WR, 1987.  User's guide for LSMLMW  PC-1  Vertion  Mixed Model  Least Squares and Maximun Likelihood computer  programs. Columbus Ohio Sta Univ pp 14

 

Kleeman  G. 1977. Beitrag zur Kenntnis von Leistungseigenschaften und Physiologischen Parametern von Zungo  und Duroc  Schweinen undihren   Kreuzungen   unter  Tropischen Unveltbdingungen (Kolumbien). Inst Tierp Tech Univ Berlin D 83 (78):35-86

 

Ly,  J  y  FJ Diéguez, 1995. Utilización digestiva de  dietas  de miel  B, soya  y altos niveles de fibra en  cerdos Criollos  y CC21. Arch Latinoam Prod Anim 5: En imprenta

 

Mederos  CM,  V Figueroa, JL Piloto, M Muñiz y R Martínez,  1995. Utilización  de  diferentes niveles  de  proteina en  la dieta basada  en  miel   B  de  caña  de  azúcar   para cerdos  en crecimiento ceba. X Forum Cienc Téc IIP (Resúmenes) p 7

 

Sabogal R y AA Owen, 1992. El cerdo Zungo. Anim Gen Res Inf  UNEP p. 87-94

 

Santana  I  y  FJ  Diéguez,  1985.  Comportamiento  en   ceba   y composición  corporal de cerdos Duroc y  Yorkshire  alimentados con desperdicios  procesados  o  cereales. Cienc  Téc   Agric Gan Porc 8(2):7-19

 

Santana I, FJ Diéguez, G Trujillo, L Gerardo y PA Naranjo,  1982. Interacción  genotipo  x  dieta  en  cerdos  Duroc  y Yorkshire alimentados con  desperdicios  procesados  y   cereales. Rev.          cubana Cienc. Agric. 16:43-51

 

Santana  I,  G  Trujillo y FJ Diéguez, 1995.  Características  de la  canal de cerdos L63, Yorkshire y Criollo. Sem Cient Int XXX Aniv. ICA (Resúmenes) p 23

 

Vangen  O  y  OW  Robison,  1977. Growth  curves  and  adjustment factors  for  age  and weight in Norwegian Station tested  pigs. Acta Agric Scand 27:185-197