9. Rasgos reproductivos y de crecimiento en cerdos criollo cubanos

 

Carmen Rico

 

Instituto de Ciencia Animal

San José de las Lajas Apdo. 24 La Habana Cuba.

e mail: ica@ceniai.inf.cu

 

 

9.1 INTRODUCCIÓN

El cerdo Criollo cubano, al igual que sus similares que habitan el resto del área del Caribe y de Latinoamérica, tiene su origen en cerdos de origen ibérico, traídos durante la colonización por los españoles del “Nuevo Mundo”.

 

Según la Historia de las Indias de Fray Bartolomé de las Casas, la introducción del cerdo en América, ocurre en el segundo viaje de Cristóbal Colón en 1493 y continúa en expediciones subsiguientes.  La política de los Reyes Católicos era el fomento de una importante ganadería (porcina, bovina, ovina, entre otras) en el área de las Antillas, que sirviera de abastecimiento de alimento a las expediciones de conquista del territorio continental americano.  Desde entonces, este tipo de cerdos, se ha mantenido en el continente americano en crianza familiar con un manejo extensivo y una alimentación basada mayormente en desperdicios de cocina y de cosechas y lo que ellos mismos buscan en la tierra: pastos naturales, caracoles, lombrices, etc.  Es decir, haciendo uso de los recursos naturales.

 

Independientemente del papel que desempeñan para la producción porcina especializada, razas como la Large White, Landrace, Duroc, Hampshire y otras; el cerdo Criollo sigue constituyendo una parte importante de la masa porcina latinoamericana y constituye fuente de alimento y de ingresos adicionales para sus poseedores.

 

Es por ello que es importante la conservación y por qué no, la mejora, de este recurso genético de América Tropical.

 

La presente conferencia hace una revisión sobre su ancestro principal: el cerdo ibérico y se muestran los resultados de algunos trabajos de tipo experimental realizados en Guadalupe, Haití y Uruguay.  Por último, se presentan los resultados obtenidos en Cuba en el proyecto de tipificación del cerdo Criollo.

 

9.2 Su ancestro: El Cerdo Ibérico

 

Del cerdo Criollo se conoce poco, aunque se le han atribuido ventajas como la rusticidad, capacidad para el consumo de alimentos altos en fibra y otros, que no están avaladas totalmente por la evidencia experimental.  Por otra parte, la caracterización de su comportamiento tanto reproductivo como de crecimiento y canal es bastante limitado.

 

En España,  su  país de origen, existen diferentes variedades de cerdos ibéricos que tienen en común según Delgado et. al. (1998) tres aspectos fundamentales:

 

§         Producción de alimentos de alta calidad (jamón de cerdo ibérico)

§         Adaptación a las condiciones de producción extensivas de la dehesa mediterránea

§         Variabilidad genética y rusticidad

 

Estos autores compararon 8 variedades de cerdos ibéricos a través de 25 variables morfológicas (17 cuantitativas y 8 cualitativas), con el objetivo no sólo de caracterizarlas, sino de determinar qué tanto se acercan entre sí.  Para ello, utilizaron aparte de los análisis de varianza de rigor, análisis de discriminantes canónicos e incluso realizaron la caracterización genética mediante marcadores de ADN.  Los resultados obtenidos les permitieron concluir:

 

§         Que existe gran proximidad genética entre todas las  variedades estudiadas a excepción del Manchado de Jabugo, por lo que hay una identidad racial excepto para ésta última.

§         La heterogeneidad existente entre variedades para los caracteres morfológicos, tanto cuantitativos como cualitativos, está dada por la acción del hombre en cada una de las regiones de procedencia.

 

La tabla 1, muestra algunos de los resultados que Delgado et al.  (1998) obtuvieron  en cuanto a la caracterización morfológica.

 

Tabla 1.  Resultados de caracterización morfológica en el cerdo Ibérico

Carácter

Valor mas frecuente

Otros

No. de mamas

10

11, 12

Color de la capa

Negro

Manchado, rubio, rojo

Color de pezuñas

Negro

Veteado, rosado

Color de mucosas

Negro

Clara, despigmentada, manchada

Forma de oreja

Alero de teja

Caída, empinada

Presencia de pelo

Abundante

Escaso, ausente

Perfil fronto nasal

Subconcavo

Recto, cóncavo

Fuente: Delgado et al. (1998)

 

Desde el punto de vista reproductivo, la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico informa un tamaño de camada promedio de 7-9 lechones, con un peso individual que oscila entre 1.1 y 1.2 kg./lechón.

 

En cuanto al crecimiento del cerdo ibérico, Silió et al. (1998) compararon en la variedad Torbiscal una línea seleccionada a 4 meses por peso y espesor de la grasa dorsal (ajustada a 40 Kg) con una control.  Estos autores señalaron los siguientes valores para 311 cerdos sacrificados en un período de 4 años: edad al sacrificio: 387 días, peso promedio al sacrificio: 159 Kg y peso de la canal: 127 kg.  Encontraron además, que no existían diferencias en la ganancia entre las líneas con un valor de alrededor de 380 g/día, pero sí en el espesor de la grasa que fue menor en la línea seleccionada.

 

En este sentido, es cuestionable el hecho de seleccionar contra grasa en el cerdo ibérico, pues su objetivo fundamental está dado precisamente para la producción de jamones de gran infiltración de grasa independiente del sabor especial que le confiere el tipo de alimentación (bellota)

 

9.3 Algunos resultados del cerdo Criollo en el Caribe y Latinoamérica

 

Canope y Raynaud (1981) realizaron un estudio en Guadalupe comparando el comportamiento de las razas Large White y Criollo.  Para ello utilizaron un rebaño Criollo de 43 hembras y 5 machos y uno Large White de 40 hembras y 5 machos, criados lado a lado y de igual forma. Los principales resultados sobre el comportamiento reproductivo (tabla 2)  fueron indicativos de mayor precocidad sexual y mejor intervalo destete concepción en el Criollo, con menores pesos a la pubertad y a la monta que el Large White. En cuanto al tamaño y peso de la camada, la superioridad del Large White fue manifiesta al nacer y se mantuvo al destete a pesar de tener mayor mortalidad en crías (tabla 3)

 

Tabla 2.  Indicadores reproductivos de cerdas Large White y Criollo

Carácter

Criollo

Large White

Edad a la pubertad, días

171

275

Edad a la primera monta, días

204

275

Edad a la primera monta fecundante, días

212

283

Edad al primer parto, días

327

396

Peso a la pubertad, Kg

52

107

Peso a monta fecundante, Kg

54

110

Intervalo destete-estro, días

23

25

Intervalo destete-concepción, días

29

36

No. de mamas, no.

12

13

Duración de la gestación, días

114

114

Fuente: Adaptado de Canope y Raynaud (1981)

 

Estos autores extienden su estudio hasta el crecimiento y las canales sí bien, el número de animales fue muy limitado (16 LW y 21 Cr).  Los resultados indican una tasa de crecimiento inferior del Criollo, que demoró 16 días más en alcanzar los 85 Kg y una canal mas grasa y con menor proporción de cortes de primera que el Large White.

 

Tabla 3.  Comportamiento de las camadas de cerdas Large White y Criollo

Carácter

Large White

Criollo

Significación

Tamaño de camada al nacer, no.

9.4

7.3

**

Tamaño de camada a 21 días, no.

7.5

6.9

*

Tamaño de camada al destete, no.

7.4

6.7

*

Peso promedio al nacer, g

1377

906

**

Peso promedio a 21 días, g

4970

3596

**

Peso promedio al destete, g

8030

5322

**

% de pérdidas:

 

 

 

Nacimiento-21 días

20.1

5.2

 

Nacimiento-destete

21.3

8.5

 

Fuente: Adaptado de Canope y Raynaud (1981)

 

También en Guadalupe, Despois et al. (1991) realizaron un estudio sobre la productividad de cerdas Large White contra la F1 Large White x Criollo con un total de 297 camadas. Los principales resultados  indican mayor precocidad de las F1 Cr x LW sin diferencias en los ritmos reproductivos.  En cuanto a la prolificidad, no existen diferencias entre genotipos al nacer, pero sí al destete favorable a las cerdas F1 debido a una mortalidad inferior. Estos autores concluyen que en los rebaños cooperativos, las condiciones ambientales menos favorables (estado sanitario, alimentación irregular) explican en gran parte la superioridad de las hembras F1.  Pero incluso en condiciones ambientales mejoradas (rebaño experimental) el LW puro muestra una productividad numérica inferior a la de las hembras cruzadas (13.6 vs 16.2 cerdos destetados/puerca/año.

 

En Haití, a finales de la década del 80, comenzó un proyecto francés de repoblación de cerdos rústicos con destino al campesinado haitiano que permitió comparar el comportamiento de las madres Criollo vs el F1 y el F2 chino x gascon (179, 421 y 324 camadas respectivamente).  Los principales resultados  indican una prolificidad del F1 mucho más alta que la del Criollo (11.4 cerdos destetados /camada en contraste con 7.9 en Criollo) a nivel de centro multiplicador, es decir, con buenas condiciones de manejo y alimentación (Delate et al. 1991).

 

Sin embargo, ya a nivel de campesino, donde estas condiciones son deficitarias, con niveles de proteína y energía bajos y fibra excesiva, la prolificidad de las hembras cruzadas (en su mayoría 50% Criollo, 25 % gascon y 25% chino) fue similar a las del criollo nativo haitiano antes del brote de fiebre porcina (4.1 destetados/camada).  En situaciones extremas, el tamaño de la camada se redujo en 45% mientras que el desarrollo corporal lo hizo en 75%, por lo que concluyen que cerdos rústicos dan prioridad a la función reproductiva más que al crecimiento y por consiguiente, a la conservación de la especie.

 

9.4 Resultados del proyecto de tipificacion del cerdo Criollo en Cuba

 

La raza Criollo en Cuba, está distribuida en todo el país aunque es mayoritaria en la región  oriental.  Se estima un total de 200,000 reproductores y una población total de aproximadamente 1.2 millones de cabezas.  Estos animales se encuentran mayormente en manos del campesinado, con un tipo de producción familiar, y una alimentación mayormente sobre la base de desperdicios de cosechas y de cocina y de los recursos naturales.  En el presente siglo, sufrió cierto mestizaje con las razas Duroc y Hampshire fundamentalmente.

 

En 1992, la Empresa Nacional de Genética Porcina, consciente de la necesidad de preservar y mejorar este recurso genético, comienza el proyecto de tipificación del cerdo Criollo.  Dicho proyecto persigue la conservación y mejora de este genotipo, garantizando su pureza racial, y la caracterización de su comportamiento tanto desde el punto de vista morfológico como productivo.

 

Para ello, se escogió la granja genética San Pedro, sita en Artemisa, provincia Habana, con una capacidad para 100 reproductoras y 500 animales en desarrollo.  Consta de una nave de maternidad-lactancia y una de desarrollo ambas estabuladas, mientras que la gestación se desarrolla en cuartones de pastoreo con casas de sombra.  El pasto es natural.  La alimentación se realiza con los tipos de piensos concentrados y las normas de suministro establecidas para las razas especializadas en los otros rebaños genéticos del país.

 

 

 

 

 

Como objetivos a determinar en el proceso de producción y tipificación del cerdo Criollo se incluyeron los siguientes:

 

§         Determinación de las características morfológicas, entre ellas, el color de la capa, presencia de mamelas, de pezuñas casco de mulo o ambas, y la forma de las orejas y de la cabeza.

§         Determinación de las características reproductivas, entre ellas la edad al primer estro, prolificidad, pérdidas en la lactancia, etc.

§         Determinación de las características de tipo productivo tales como la velocidad de crecimiento y el espesor de la grasa dorsal.

 

Para la selección de los animales de fundación, se escogió una representación de los existentes en las diferentes zonas del país (occidental, central y oriental) que reunieran las siguientes características:

·         Cerdos jóvenes de 3-4 meses de edad

·         Pigmentación negra, sin manchas, con pelos negros, gruesos, largos, tanto peludos como entrepelados (no se seleccionaron animales lampiños), cabeza rectilínea, orejas medianas, semicaídas, con extremidades y pezuñas resistentes y número de tetas no inferior a 10, simétricas y funcionales.

·         En todos los casos, antes del traslado de los cerdos para la granja de destino, se realizaron por parte del Instituto de Medicina Veterinaria en cada provincia, dos pruebas serológicas pareadas y el resto de las investigaciones orientadas por dicho Instituto, avaladas mediante certificado de salud.

·         Cada animal seleccionado, se identificó mediante muescas en las orejas y se anotaron todos los datos posibles sobre su origen.

 

El rebaño de fundación se escogió, dentro de las posibilidades de existencia de este tipo de cerdos, de lugares con condiciones sanitarias aceptables, siendo su adquisición de forma paulatina, en dependencia de las posibilidades objetivas de selección de acuerdo con el  número y características de los animales y provinieron fundamentalmente de dos provincias centrales y dos orientales. La evolución de los indicadores del centro en el transcurso desde su fundación hasta 1998 se presentan en la tabla 4.

 

El desarrollo de este proyecto ha permitido la realización de una serie de estudios de tipo poblacional que se presentan a continuación, independientemente de aquellos de tipo experimental realizados en Cuba por el Instituto de Investigaciones Porcinas que son objeto de otra reseña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 4.  Evolución de los indicadores zootécnicos en el rebaño genético de ganado porcino Criollo

INDICADORES

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Masa inicial, cabezas

 

515

483

594

665

610

694

Masa final, cabezas

284

483

594

665

610

694

914

Producción total, cabezas

 

616

885

1213

1398

1122

1334

Existencia de reproductoras, cabezas

88

104

108

101

93

98

107

Tasa de efectividad, %

 

71.0

87.0

82.0

74.0

81.8

84.1

Partos por puerca promedio, u

 

1.52

1.85

2.11

2.10

2.07

2.16

Promedio de crías vivas, cabezas

 

6.8

6.6

6.7

6.9

6.9

8.0

Tasa de mortalidad en crías, %

 

20.5

11.0

12.4

19.0

13.9

15.2

Productividad numérica

 

8.8

10.4

12.2

11.7

12.8

13.6

INDICADORES PRODUCTIVOS

 

 

 

 

 

 

 

Seleccionados                      Machos            

 

18

74

101

187

188

324

                                              Hembras

 

36

88

148

171

270

386

Edad promedio, días             Machos

 

270

222

226

232

237

230

                                               Hembras

 

277

232

229

236

235

229

Peso final promedio, kg          Machos           

 

87

85

82

63

55

64

                                               Hembras

 

80

81

78

64

51

63

Peso por edad, g                    Machos

 

324

381

367

272

232

279

                                                Hembras

 

291

352

344

274

218

278

Fuente:  Empresa Genética Porcina

 

Características del tipo:

 

A siete años de comenzado el proyecto, la mayor proporción de animales del centro son de capa negra y prácticamente lampiños a pesar de que la población de fundación fueron animales peludos y entrepelados.  No se ha definido hasta que punto esta situación está dada por un componente genético o por mejor adaptación del animal lampiño.  En estudios realizados por Barba et al. (1998) en la región oriental de Cuba, se determinó en un total de 620 cerdos Criollo, que el 91% de los animales era de capa negra, con dos “variedades”: el entrepelado con un 40% y el resto de la variedad lampiña.

 

La presencia de mamelas se observa bastante y también las pezuñas en forma de casco de mulo, aunque en menor proporción.

 

 

Indicadores reproductivos

:

La tabla 5 muestra los promedios obtenidos para los caracteres relacionados a la reproducción y al desarrollo de la camada en cerdos Criollo (Rico et al., datos sin publicar).

 

Los valores encontrados para la edad a la concepción y al primer parto, son superiores a los reportados para este genotipo por Canope y Raynaud (1981).  Las observaciones realizadas en el Centro indican que el primer celo ocurre aproximadamente a los 4 meses de edad, por lo que en el momento en que ocurre la primera cubrición, la cerda Criolla ha presentado entre 4 y 5 celos en los que no fue apareada por el bajo peso.

 

 

 

Tabla 5.  Medias, desviaciones estándar y coeficientes de variación para cinco indicadores reproductivos en cerdos Criollo

Carácter

n

Media

Desv. estándar

CV (%)

Edad a 1ra concepción, días

199

297.1 (212)

71.9

24.2

Edad al 1er parto, días

199

410.5 (237)

72.0

17.5

Número de mamas, no.

166

11.3    (12)

1.1

9.7

Duración de la gestación, días

640

113.4

1.7

1.5

Servicios/gestación, no.

660

1.1

0.4

36.4

Entre paréntesis valores obtenidos por Canope y Raynaud (1981)

Fuente:  Rico et al. (datos no publicados)

 

El valor de los servicios por gestación (1.1 servicios), es muy favorable e indica un buen comportamiento reproductivo para la raza.  La duración de la gestación no difiere de la establecida para la especie.

 

Los resultados de los análisis de varianza realizados han indicado diferencias significativas entre padres  para las edades a la concepción y al primer parto del orden de 111 y 109 días respectivamente. Las heredabilidades estimadas fueron 0.69 ±0.35 y 0.70±0.35 para las edades a la concepción y al primer parto respectivamente.

 

Análisis de la prolificidad y pesos de la camada de cerdos Criollo:

Para este análisis, se utilizó la información de 182 cerdas que estuvieron en servicio desde 1993 hasta 1997.  En total se analizaron los datos de 598 camadas.

 

Las medias mínimo cuadráticas obtenidas se muestran en la tabla 6.  Un aspecto negativo que se observa es la alta mortalidad total (17%),  algo contradictorio con la mayor rusticidad atribuida a este genotipo.  La causa mayor de mortalidad fue el aplastamiento de las crías, dado en parte por las condiciones de los corrales de maternidad.  En este sentido, se tomaron medidas en el Centro encontrándose actualmente este indicador en 9%.  Independientemente de las características de los corrales, el hecho de estar las cerdas estabuladas en la maternidad también pudiera estar influyendo este resultado pues Delate et al. (1991) señalaron que el Criollo mostró menor adaptación a este tipo de explotación.

 

Tabla 6.  Medias mínimo cuadráticas (MMC) y errores estándar (ES) para caracteres de prolificidad y camada.

Rasgo

MMC

ES

Nacidos totales, no.

7.7

0.2

Nacidos vivos, no.

7.4

0.2

Vivos a 21 días, no.

6.8

0.2

Número de destetados, no.

6.4

0.2

Peso de la camada, Kg:

 

 

Al nacer

10.7

0.4

A 21 días

27.4

0.9

Al destete

43.8

1.5

Fuente: Rico et al., datos no publicados

 

Los resultados del análisis de varianza (tabla 7) indicaron que el año de parto fue la influencia ambiental más consistente e influyó en todos los caracteres excepto el peso de la camada al nacer, que sólo fue influido por el bimestre.  Contrario a lo esperado, no se encontraron diferencias entre partos para tamaño y peso de la camada.

Tabla 7. Resultados del análisis de varianza para el comportamiento de la camada en cerdas Criollo.

Fuente de variación

g.l

NT

NV

PCN

N21

PC21

ND

PCD

Parto

4

3.2

5.7

8.9

0.6

12.8

1.0

3.3

Año

4

24.3***

19.6**

27.9

17.9**

356.2**

16.5***

1305.1*

Bimestre

5

2.5

3.7

41.9

2.8

79.0

1.9

117.2

Interacción

20

4.1

5.3

17.5

4.6

144.4*

5.1

254.2

Regresión

1

 

 

 

 

 

3.5

230.3

Error

564

4.4

4.9

12.2

4.9

88.1

4.6

218.2

C.Determ. %

 

8.3

7.8

9.3

6.2

8.4

7.1

9.1

 

Hubo una tendencia positiva para el efecto del año con prácticamente 1 cría nacida y destetada más en 1997 en relación con 1993.   Los valores de heredabilidad estimados fueron muy bajos (menores de 0.1) y con altos errores estándar.  El tamaño de la población estudiada y el número de sementales analizados puede haber influido en estos resultados. En general, los tamaños y pesos de camada encontrados para el Criollo, son bastante satisfactorios.  Queda por investigar si este genotipo mostrase un mejor o peor comportamiento en las condiciones tradicionales de crianza en que se ha desarrollado desde su introducción al país.

 

Crecimiento y espesor de la grasa dorsal de cerdos Criollo:

 

El cerdo Criollo, desde la creación del Centro Genético se ha regido por las mismas normas de los centros de las razas especializadas.  Esto incluye no sólo la alimentación con suministro de concentrados y el control de la información sino la realización de las pruebas de comportamiento.

 

Se utilizó la información de un total de 1818 animales nacidos entre 1993 y 1998 que pasaron la prueba de comportamiento y se analizaron los caracteres edad final, peso final, peso por edad, espesor de la grasa corregido a 100 Kg de peso vivo y el espesor de la grasa total (sin corregir por peso).

 

En la tabla 8, se presentan los coeficientes de determinación parcial y la significación de los efectos estudiados en el modelo ambiental.  La interacción del año por el bimestre fue significativa para todos los caracteres y mostró un comportamiento errático, no pudiéndose definir una tendencia para el efecto del bimestre en los años en ninguno de los rasgos estudiados.  El sexo influyó significativamente en todos los rasgos excepto la edad final como era de esperar. El año y su efecto en interacción con el bimestre fueron los factores que más determinaron la variación de los rasgos de crecimiento.

 

Tabla 8. Coeficientes de determinación parciales y significación obtenida para los factores ambientales estudiados.

Fuente de Variación

Edad final

Peso final

Peso/edad

G. total

G. corregida

Año de nacimiento

12.6 ***

9.9 ***

35.3 ***

0.7 *

1.0 ***

Bimestre nacimiento

3.8 ***

5.8 ***

1.2 ***

 

1.8 ***

Año x Bimestre

22.1 ***

15.9 ***

13.4 ***

2.8 ***

5.0 ***

Sexo

 

0.8 ***

0.8  ***

1.6 ***

11.0 ***

Regresión en edad

 

2.7 ***

 

 

 

Regresión en peso

 

 

 

2.5 ***

 

Coeficiente determ, %

36

42

15

20

55

Fuente: Rico et al. datos no publicados

La tabla 9  muestra los promedios ajustados obtenidos por año y sexo para los caracteres estudiados.  En los años 1996 y 1997 hubo una disminución notable en el peso final y el peso por edad que tiende a recuperarse ya en 1998.  Cuando se analiza la grasa corregida llama la atención que en los años en que el peso final fue mas bajo, la grasa obtuvo valores más altos.

 

Tabla 9.  Indicadores por año de nacimiento y sexo para crecimiento y espesor de la grasa en Criollo

Año

n

Edad final

Peso final

Peso/edad

G. corregida

G. total

1993

77

260

78

321

18.7

54.3  (13.5)

1994

207

228

84

372

17.0

50.0  (12.5)

1995

238

256

70

289

18.5

47.4  (11.8)

1996

448

237

57

245

19.0

45.0  (11.2)

1997

577

228

58

252

19.5

46.6  (11.6)

1998

271

230

72

312

17.1

49.9  (12.4)

Sexo:

 

 

 

 

 

 

Machos

757

 

71

305

16.7

46.0  (11.59)

Hembras

1061

 

69

293

19.9

51.7  (12.9)

Fuente: Rico et al. , datos no publicados

 

Esto puede ser ocasionado por dos causas.  La primera una mayor imprecisión del equipo a determinar al determinar la grasa en pesos  bajos.  La segunda, el ajuste que se realiza a 100 Kg, de animales tan lejanos a ese peso, puede incluir sesgo en la estimación.  Tan es asi, que cuando se analiza la grasa total, que si se ajustó al peso real promedio del Criollo en el período, la tendencia es contraria.

 

Las heredabilidades estimadas a partir del modelo genético fueron bajas y de igual magnitud para el peso final y el peso por edad (0.10 ± 0.04) con diferencias entre padres extremos de sólo 10 Kg para peso final y 32 g para el peso/edad.  Contrario a lo esperado, la heredabilidad del espesor de la grasa fue nula.

 

El comportamiento del cerdo Criollo en los seis años estudiados, se resume en la tabla 10.  La tasa de crecimiento en el período estudiado estuvo alrededor de los 300 g/día, alcanzando a los 7 meses y medio de edad un  peso de 64 Kg, muy inferior como era de esperar al de las razas especializadas y que coincide con los informes en este genotipo.

 

Tabla 10.  Medias mínimo cuadráticas y errores estándar para crecimiento y espesor de la grasa de cerdos Criollo

Carácter

MMC

ES

Edad final en prueba, días

239.8

0.7

Peso final en prueba, Kg

64.3

0.5

Peso/edad, g/día

298.7

1.9

Grasa total, mm

48.9  (12.2)

0.9

Grasa corregida, mm

18.6

0.2

Fuente: Rico et al. , datos no publicados

 

 

 

 

 

9.5 Consideraciones finales sobre el cerdo Criollo

 

Las características del Criollo cubano, no se diferencian de lo generalmente establecido para este genotipo: son animales de lenta tasa de crecimiento y alta deposición de grasa en la canal en comparación con las razas especializadas porcinas.  Esto lo limitaría sin dudas para un sistema de producción intensiva de carne magra.

 

Existen sin embargo, otras posibilidades para su utilización.  Una de ellas consiste en su evaluación como posible productor de jamones del tipo ibérico.  Esta vía implica la adopción de un sistema de alimentación y manejo en las montañas de la zona occidental del país, donde únicamente existe la bellota, o de sistemas de ceba similares que conlleven el uso de otras fuentes de ácidos grasos como el fruto de la palma real (palmiche).

 

La otra vía, es su utilización en condiciones extensivas de producción y a nivel familiar, con un uso máximo de recursos naturales para la alimentación.  En este sentido, la mejora del cerdo Criollo y su posible utilización en cruzamiento, adquiere importancia trascendental.

 

El uso de criollos mejorados en estas poblaciones implica un programa de mejora que no puede ser igual al de las razas especializadas.  Es necesario crear condiciones de tenencia en el centro, que permitan que, independientemente de que en la alimentación el animal reciba pienso seco (que permita expresar diferencias en potencial genético), también esté en contacto en gran parte de su vida con aquellas condiciones para las que está “diseñado” genéticamente.  Esto es sumamente importante en función de posibles interacciones genotipo ambiente y conlleva la tenencia del animal en pastoreo, no sólo en la etapa de gestación como lo es actualmente, sino en toda su vida, incluyendo el desarrollo de las categorías menores.

 

La selección de los animales, no debe ser contra grasa como es actualmente, por dos razones.  Si un objetivo es la producción de embutidos de tipo ibérico, la grasa en la carne, sobre todo la intramuscular, es básica, por lo que una selección contra grasa dorsal quizá pudiera afectar la grasa intramuscular.  Por otra parte, el cerdo a nivel de campesinado, no es sólo una fuente de proteína sino de grasa animal.  Si se pretende mejorar la productividad en este sector con el uso de cruzamientos con razas especializadas (Duroc o Hampshire), esto de hecho mejora la ganancia pero disminuirá en cierta medida el espesor de la grasa, por lo que no es necesario disminuirlo aún más por la vía de la selección en el cerdo Criollo.

Por ultimo, queda abierto un amplio campo de investigación en este genotipo.  Algunas interrogantes como la evaluación de diferentes fuentes de ácidos grasos en la alimentación, sus requerimientos de energía y proteína (que pudieran ser diferentes a los de las razas especializadas) en las etapas de reproducción, crecimiento y otros, deben ser objetivos priorizados en la proyección a corto plazo de las investigaciones  sobre el Cerdo Criollo.

 

 

 

 

 

9.6 REFERENCIAS

Barba, C.J., Velázquez, F., Pérez, F. y Delgado, J.V. 1998. Contribución al estudio racial del cerdo Criollo cubano.  Arch. Zootec. 47:51

Canope, I. y Raynaud, Y. 1981. Etude comparative des performances de reproduction, d’engraissement et de carcasse des porcs Créole et Large White en Guadeloupe.  J. Rech. Porc. en France 1981 p 307

Delate, J.J., Le Guyadec, P., Le Duot, P. y Duclos, J.M. 1991. Croissance et reproduction des porcs rustiques d’origine français selon le milieu d’elevage en Haîti.  J. Rech. Porc. en France 1991 p 381.

Delgado, J.V., Vega, J.L., Barba, C., Martínez, Amparo y Zamorano, María J. 1998. Caracterización morfológica y genética de las variedades del tronco ibérico.  Solo Cerdo Ibérico No. 1:27.

Despois, E., Mandonnet, N. y Canope, I. 1991.  Etude comparative de la productivité des truies Large White et F1 Créole x Large White dans les systèmes de production semi-intensifs en Guadeloupe.  J. Rech. Porc. en France 1991 p 377

Silió, L., Rodrigañez, J., Rodríguez, Carmen y Toro, M. 1998. Mejora del rendimiento en piezas nobles en una línea de cerdo ibérico obtenida por selección a 4 meses de edad.  Solo Cerdo Ibérico No. 1:21