REQUERIMIENTOS Y SUPLEMENTACION  ANIMAL  UTILIZACION DE FUENTES NACIONALES EN DIETAS PARA ANIMALES MONOGASTRICOS.

 

Odilia Gutiérrez

Instituto de Ciencia Animal, La Habana, Cuba

 

 

En nutrición el término mineral denota ciertos elementos químicos que se encuentran en las cenizas y permanecen inalterados después de que los tejidos corporales o los alimentos sean incinerados. Muchos de estos elementos son esenciales para el funcionamiento normal de los organismos vivos por lo que deben ser regularmente suplementados a través de la dieta. Otros, conocidos como no esenciales, se encuentran también formando parte de las estructuras moleculares dentro de los diferentes órganos y tejidos corporales.

 

Los minerales esenciales son nominados nutrientes “inorgánicos” y deben ser distinguidos de los “orgánicos” que contienen el carbono dentro de su estructura molecular como son los carbohidratos, las grasa, las proteínas y las vitaminas (Esminger et al, 1994).

 

Los minerales son clasificados como macro o micromineral en dependencia de la cuantía en que entran a formar parte de los alimentos o son requeridos por las diferentes especies domésticas y el hombre. Los macroelementos esenciales incluyen el calcio, el fósforo, el sodio, el potasio, el cloro, el magnesio y el azufre y se requieren en cantidades que oscilan desde mg, décima de grano hasta uno o más granos por día. Los microelementos se conocen como elementos traza debido a que se requieren en diminutas cantidades que van desde las millonésimas partes (microgramos) hasta las milésimas partes de un grano (milígramo) por día. Los microelementos esenciales son el cromo, el cobalto, el cobre, el fluor, el yodo, el hierro, el manganeso, el molibdeno, el silicio y el zinc. Los cerdos pueden requerir también el arsenio, el vanadio, el niquel, el estaño, el plomo, el litio y el boro (NRC, 1988; Rossi et al, 1995).

 

Los minerales desempeñan, entre otras, las siguientes funciones:

 

·      Dan rigidez y fortaleza a la estructura del esqueleto.

·      Sirven como constituyentes de compuestos orgánicos tales como proteínas y lípidos que forman parte de los músculos, órganos, células sanguíneas y otros tejidos del cuerpo.

·      Activan los sistemas enzimáticos.

·      Controlan el balance de los fluidos y la presión osmótica.

·      Regulan el equilibrio ácido-base.

·      Ejercen efectos característicos en la irritabilidad de músculos y nervios.

·      Actúan con las vitaminas, hormonas y otros reguladores metabólicos.

 

Requerimientos y suplementación mineral en especies monogástricas.

 

Los elementos de origen vegetal son los principales constituyentes de las dietas en las especies monogástricas. Alrededor de las dos terceras partes del fósforo en estos alimentos se encuentran formando parte del ácido fítico como fosfato de inosital. estas formas son poco disponibles para los animales monogástricos debido a que carecen del enzima fitasa capaz de hidrolizar el ácido fítico en inosital y ortofosfato. Los fitatos procedentes de un ácido fuerte pueden formar sales insolubles como minerales importantes como el calcio, el magnesio, el cobre, el hierro, el zinc, el potasio, etc. De esta forma se reduce la solubilidad y la biodisponibilidad de otros elementos indispensables para los monogástricos (Sebastian et al, 1996). Los trabajos más recientes emplean procesos biotecnológicos con el uso de cepas de microorganismos capaces de producir fitasas como es el caso del Aspergillus niger (Córdova-López, 1996).

 

También la formación de otros compuestos insolubles (oxalatos, lactatos, etc.) tienden a disminuir las biodisponibilidad de los minerales para las diferentes especies y categorías.

 

Los trabajos más extendidos acerca de los requerimientos de minerales para monogástricos se refieren fundamentalmente a estudios realizados en aves y cerdos y en menor cuantía en conejos y equinos.

 

Los requerimientos de minerales están influidos por la especie, la edad, el estado fisiológico y el tipo y nivel de productividad.

 

Fuentes minerales cubanas como suplemento para monogástricos.

 

En Cuba, de forma similar a otro países  latinoamericanos, las diferencias de minerales en las raciones para especies domésticas se acostumbran a corregir a través de la suplementación adicional con fuentes que en su totalidad son productos de importación. Esta práctica aunque necesaria, tiende a encarecer los sistemas de producción de carne y huevo y cualquier renglón productivo bajo las condiciones alimentarias establecidas.

 

Según los datos de la Unión Nacional de Empresas productoras de piensos (1996), en Cuba, se destinan anualmente, entre 3 y 4 millones de USD en la importación de todas sales empleadas en la suplementación. Esta inversión económica podrían ser atenuadas a través de la utilización óptima y racional de materias primas autóctonas.

 

Durante la década del 80 se evaluaron en el Instituto de Ciencia Animal varios productos naturales o subproductos de la agricultura como fuentes de calcio y fósforo para animales monogástricos con resultados satisfactorios.

 

La roca fosfórica procedente de los yacimientos “La Pimienta” en Pinar del Río y un fosfato derivado del producto natural sustituyen el fosfato dicálcico de importación en la ceba de pollos y cerdos con resultados comparables entre las diferentes fuentes utilizadas, Delgado et al (1985) lograron sustituir totalmente el carbonato de calcio por conchas marinas molidas o enteras en dietas para pollos de ceba y no hallaron diferencias en cuanto a indicadores productivos (consumo, ganancia y conversión). No se encontraron alteraciones en el fisiologismo animal en cuanto a las cantidades de calcio, fósforo y magnesio en el sistema sangre-hueso.

 

Por otro lado, la caliza fosfatada de los yacimientos Loma de Candela en san José de las Lajas se probó con buenos resultados en gallinas ponedoras al sustituir el carbonato de calcio con la ventajas de la adición de ciertas cantidades de fósforo y magnesio necesarios para la formación de la cáscara de huevo. Savón et al (1983) estudiaron la composición y utilización de los minerales contenidos en las mieles finales para cerdos y proponer la inclusión única de fósforo y zinc como deficitarios en estos sistemas. El resto de los macro y microelementos son proporcionados por la dieta basal de acuerdo a las tablas internacionales de requerimientos.

 

La suplementación con elementos menores sin embargo, continúan siendo una pérdida importante en divisas. Recientemente (1995-1996) el Ministerio Industria Básica ha obtenido, a bajos costos, sulfatos de hierro, cobre cobalto y manganeso a partir de los procesos de producción del cemento, hierro y níquel en las regiones más orientales del país.

 

Estos productos poseen las características físico-químicas necesarias como para ser utilizadas como suplemento en la esfera doméstica.

 

La evaluación biológica de las fuentes y el comportamiento productivo de aves y cerdos han constituido objetivos de trabajo durante los dos últimos años.

 

Ganado porcino

 

Para la evaluación biológica de los sulfatos de hierro y cobre nacionales se condujeron estudios in vitro e in vivo.

 

Para los estudios in vitro se simularon los procesos digestivos del cerdo mediante la técnica de Vervacke et al (1989). Se prepararon tratamientos con premezcla de importación (control), con sustitución del hierro por el nacional, el cobre por el nacional y el cobre y el hierro simultáneamente. Las sales minerales se adicionaron a razón del 1% a dietas tradicionales de maíz o trigo.

 

Como resultado se obtuvo una desaparición de más del 80% de la materia seca durante las 48 horas de incubación. No se detectaron diferencias entre los tratamientos y las solubilidades del hierro y el cobre fueron superiores a 60% al final del período experimental lo que denota la alta disponibilidad de los elementos contenidos en las fuentes nacionales.

 

En los estudios in vivo se utilizaron cerdos de 15 kg de peso vivo promedio alojados en jaulas de metabolismo que recibieron dietas de maíz o trigo similares a los utilizados en los estudios in vitro.

 

No se observaron diferencias entre los tratamientos donde se utilizaron el hierro y el cobre nacionales comparados con los de importación para la digestibilidad de los nutrientes (tabla 1).

 

 

La disponibilidad y retención aparentes de los minerales también permanecieron inalterados por la inclusión las fuentes cubanas de los microelementos (tabla 2).

 

La introducción de los resultados en la producción tuvieron resultados satisfactorios en la ceba y preceba porcina. Los indicadores de salud como la hemoglobina y los hematocritos mostraron valores satisfactorios con cifras promedio de 10 gd-1 y 32% respectivamente.

 

 

 

Ganado aviar

 

La evaluación de los microelementos nacionales en la especie aviar se condujeron desde dos puntos de vista. Se analizó la posibilidad de sustituir a los de importación y además se ofrecieron por debajo de las normas ramales cubanas de suplementación. Este segundo aspecto se desarrolló teniendo en cuenta que los productores con vistas a mantener un margen de seguridad, han establecido normas de suplementación mineral por encima de las necesidades reales establecidas para el pollo de ceba. Estas normas corresponden  a más del doble de lo recomendado por la NRC (1990).

 

En los primeros trabajos los pollos de una semana de edad recibieron dietas comerciales de maíz o trigo y se suplementaron con premezcla a razón de : premezclas de microelementos importados al 100%de las normas cubanas y NRC 1994 (tratamiento 1 y 2) y los tratamientos 3 y 4 se estructuraron de forma similar pero con los microelementos nacionales.

 

Como resultados se obtuvieron valores en las retenciones de nutrientes comportamiento productivo y en los indicadores de salud que no difirieron, en sentido general, entre los animales controles y experimentales (tabla 3).

 

Estas informaciones indicaron que los productos cubanos eran tan eficientes como las de importación en la crianza de pollos ceba lo que coincidió con los hallazgos en otras especies.

 

Tomando en cuenta que las normas internacionales se correspondían  con el 50% de las cubanas, se decidió realizar otros trabajos utilizando premezclas minerales nacionales al 50 y 25% de lo establecido en Cuba para la crianza de pollos.

 

Como respuesta se encontró que las premezclas ofertadas al 50% no difirieron del control (tabla 4), sin embargo cuando se utilizaron al 25% de las normas ramales hubo una mayor eficiencia en la utilización de los alimentos hasta los 49 días de edad (tabla 5).

 

Estos resultados corroboraron lo antes señalado con relación a que las premezclas suplementadas según las normas ramales cubanas están por encima de las necesidades reales para el pollo e ceba.

 

El análisis de la información brindada hasta aquí nos permite arribar a las siguientes conclusiones :

 

1.    Cuba cuenta con un elevado potencial de recursos naturales o derivados de la industria que deben ser explotados como suplemento mineral para los distintas especies domésticas y el hombre.

2.    Las normas de suplementación mineral deben ser revisadas a modo de evitar pérdidas por exceso o defecto en la suplementación.

3.    Las características anatomofisiológicas de las especies monogástricas conduce a que se quiera una mayor observancia acerca de la biodisponibilidad de los diferentes elementos en las fuentes suplementarias.


 

Tabla 1. Digestibilidad de nutrientes en cerdos suplementados con hierro y cobre nacionales en sustitución a los de importación.

 

Indicadores

Dieta

+Fe y Cu

Imp.

Dieta

+Cu

Nac.

Dieta

+Fe

Nac.

Dieta

+Fe y Cu

Nac..

 

Digestibilidad

MS %

 

83.74

±1.58

 

82.84

±2.50

 

85.60

±1.58

 

83.83

±2.04

 

Digestibilidad

ceniza %

40.40

±2.23

37.96

±3.05

41.40

±2.23

41.80

±3.10

 

Digestibilidad

MO %

86.45

±1.20

85.82

±1.90

86.97

±1.20

86.30

±1.15

 

Digestibilidad

N %

80.29

±1.70

83.49

±2.70

83.38

±1.38

82.22

±2.20

 

 

 

Tabla 2. Disponibilidad y retención aparente (%) de minerales en cerdos suplementados con hierro y cobre nacionales en sustitución a los de importación.

 

Indicadores

Dieta

+Fe y Cu

Imp.

Dieta

+Cu

Nac.

Dieta

+Fe

Nac.

Dieta

+Fe y Cu

Nac..

 

Disp. Ap.

Ca

 

Ret. Ap.

Ca

 

Disp. Ap.

P

 

Disp. Ap.

Cu

 

Ret. Ap.

Cu

 

Disp. Ap.

Fe

 

Ret. Ap.

Fe

 

 

87.51

±0.20

 

85.21

±0.29

 

83.89

±2.04

 

78.21

±2.38

 

76.96

±2.07

 

58.37

±2.07

 

54.94

±2.22

 

87.10

±0.20

 

84.74

±0.77

 

81.16

±2.25

 

71.34

±2.77

 

68.86

±2.67

 

53.46

±2.35

 

51.71

±2.68

 

88.06

±0.21

 

85.87

±0.49

 

83.60

±2.04

 

76.68

±2.39

 

74.84

±2.58

 

56.35

±2.07

 

52.72

±2.22

 

87.00

±0.23

 

84.85

±0.63

 

82.38

±2.64

 

75.51

±3.08

 

73.67

±2.96

 

53.60

±2.60

 

51.40

±2.79

 

 

Tabla 3. Indicadores metabólicos y de salud en pollos suplementados con premezclas de importación y nacionales según las normas cubanas e internacionales de requerimientos.

 

Indicadores

Dieta+mic imp

100% (N. cubana)

Dieta+mic imp

100% (NRC)

Dieta+mic nac

100% (N. cubana)

Dieta+mic nac

100% (NRC)

ES ±

 

Ret. Ap. MS, %

Ret. ap. Cen., %

 

Hb, g dl-1

Hto, %

 

MS hueso, %

Cen. huevo, %

 

 

73.49

90.61ab

 

7.72

26.83

 

96.44

56.85

 

61.90

77.95c

 

7.07

29.00

 

92.70

57.03

 

71.74

88.43b

 

7.44

27.33

 

95.84

56.33

 

72.77

94.49a

 

72.72

29.00

 

96.55

56.16

 

1.55

0.67**

 

0.18

0.73

 

0.73

0.85

abc  letras diferentes dentro de una misma fila difieren significativamente p<0.05

mic. imp:   microelementos de importación;   mic. nac.   microelementos nacionales

 

 

Tabla 4. Comportamiento productivo de pollos suplementados con sales de Fe, Cu, Co y Mn cubanos al 50% de las normas cubanas de suplementación.

 

Indicadores

Premezcla 100%

requerimientos

Premezcla 50%

requerimientos

ES±

 

Consumo acumulado, kg

Peso vivo, kg

Conversión

 

 

2.70

1.08

2.50

 

2.69

1.20

2.26

 

0.089

0.060

0.112

 

 

Tabla 5. Comportamiento productivo de pollos suplementados con sales de Fe, Cu,, Co y Mn cubanos al 25% de las normas cubanas de suplementación.

 

Indicadores

Premezcla 100%

requerimientos

Premezcla 25%

requerimientos

ES±

 

Consumo acumulado, kg

Peso vivo, kg

Conversión

 

 

3.52

1.40

2.52

 

3.53

1.60

2.18

 

0.40

0.028**

0.016**