ASPECTOS ECONÓMICOS DE LA PRODUCCIÓN PORCINA

Lic. Miguel A. Peretti (*)

INTRODUCCIÓN

En esta oportunidad analizaremos la evolución de la producción porcina y su situación actual desde el punto vista económico.

En primer lugar repasaremos los principales efectos que produjo el cambio de las políticas macroeconómicas de nuestro País, a partir de la convertibilidad, en las condiciones económicas M sector porcino. Luego mostraremos a través de cálculos de costos e ingresos de planteos de producción a campo, las grandes diferencias en el resultado económico de la actividad que se establecen en los últimos años, según se logren diferentes niveles de productividad.

Finalmente, pasaremos a analizar concretamente el desempeño económico de la Unidad Demostrativa de Producción Agrícola Porcina (UDAP) de la Estación Experimental INTA Marcos Juárez en el período postconvertibilidad y, por último, como afecta la crisis actual de precios a los resultados económicos de este tipo de empresas.

 

El MARCO MACROECONOMICO DE LA PRODUCCION

Por el lado de la demanda sabemos que la carne porcina y sus derivados siempre han ocupado un lugar secundario en la dieta de los argentinos, esto es así tanto si vemos el valor absoluto del consumo (que siempre fue de entre 6 y 8 kilos por hab./año), como si lo vemos en términos relativos a lo que se consume de otras carnes (aves y vacuna) y también si lo comparamos a nivel mundial con el consumo de otros países de Europa y América del norte que llega a niveles de entre 30 y 60 kg. por habitante y por año.

Como contraste a lo que ocurre en nuestro País, la carne porcina es la que más se produce y consume en el mundo. Así, en los últimos años la producción y consumo de carne porcina constituyó el 44% del total de carnes producidas y consumidas en el mundo, seguido por el 27 y 25 % para aves y bovinos, respectivamente. En nuestro País en el último quinquenio dichas proporciones en el consumo fueron de 6,5; 22,6 y 64% mostrando una preferencia totalmente diferente a la del resto del mundo.

Por otra parte en Argentina la demanda de carne porcina tampoco ha tenido una tendencia creciente, como si la tuvo, por ejemplo, el pollo cuyo consumo se ha duplicado en los últimos 10 años.

Por el lado de la oferta, en nuestro País la producción porcina nació y se desarrolló como un complemento de la actividad agrícola.

Así, la mayoría de la producción surgía de la suma de miles de pequeños productores (especialmente concentrados en la zona núcleo pampeana) que necesitaban incrementar su ingreso y lograban ese objetivo a través de la transformación de grano en carne porcina. Prueba de ello es que todavía en el último Censo Nacional Agropecuario (CNA'88) casi la totalidad de los cerdos del País estaban en establecimientos menores a 300 hectáreas, y aproximadamente el 80% concentrados en dicha área.

La situación descripta se mantuvo por muchos años sin grandes cambios en los sistemas de producción, con períodos de crisis y de bonanza hasta prácticamente comienzos de la presente década del 90.

A partir de la convertibilidad y apertura de la economía, los cambios macroeconómicos afectaron drásticamente a muchas actividades productivas dentro y fuera del sector agropecuario, pero, dentro de este último sector la actividad porcina fue una de las más afectadas.

Ello tuvo que ver, fundamentalmente, con el cambio estructural de los precios relativos que se produjo en la economía-a partir de la convertibilidad.

En el cuadro 1 se muestra el precio promedio que tuvo el kg. vivo de cerdo para el productor a partir de 1980 hasta el último ejercicio. En la segunda columna de dicho cuadro, los precio promedio de cada año se expresan en pesos de este año ($ de 1999) ajustando los mismos por el índice de precios minoristas del INDEC, y en la tercera columna los precios están expresados en dólares por kg. al cambio libre de pesos por dólar vigente en cada período. 

Cuadro 1: PRECIOS PROMEDIO ANUALES DEL KG VIVO DE CAPONES Y HSS.(*)

Fuente: Elaboración propia en base a Banco de Datos del Área de Economía, Estadística e Informática de INTA. Marcos Juárez.

Tanto la serie de precios minoristas como en dólares el ajuste se hizo con un desfasaje de 30 días por plazo de pago.

En el cuadro anterior se observa que el promedio de precios de la década del 80 en pesos actuales era de 2,22 $/kg (Prom.80/89), mientras que luego de establecida la convertibilidad, dicho precio experimentó una caída muy significativa, ya que fue de 1,10 $/kg como promedio del período 1992/98.

Contrariarnente, la gran devaluación del dólar que trajo aparejada la convertibilidad, hizo que el precio en dólares del cerdo se incrementara en forma considerable de 0,60 U$ a 1, 10 U$, como promedio de los mismos períodos mencionados en el párrafo anterior.

Ese cambio de precios relativos fue altamente desfavorable para la producción porcina ya que por un lado el ingreso real del productor (capacidad de compra minorista que le otorgaba la venta de un kg. de cerdo) cayó a menos de la mitad del valor que tenia en la década anterior, y por otra parte, la suba del precio en dólares, hizo que cuando el cerdo superó un dólar el kg. (junto a la apertura de la economía), aparecieran gran cantidad de competidores externos ofreciendo el producto a nuestro comercio e industria, poniendo a su vez a competir a nuestros productores (con sistemas de producción tradicionales de baja eficiencia), con los productores de porcinos del resto mundo con sistemas modernos, de alta productividad y, en algunos casos, recibiendo importantes subsidios en sus costos de producción.

De todo lo anterior se desprende claramente cuales fueron las causas principales que originaron la gran crisis productiva que experimentó el sector en el período postconvertibilidad, evidenciada en varios indicadores como:

1) Salida de producción de miles de productores.

2) Drástica disminución del stock y la oferta nacional.

3) Drástico aumento de las importaciones que pasaron, de ser insignificantes hasta comienzo de esta década de los 90, a abastecer en la actualidad más del 40% del consumo nacional.

SITUACIÓN ECONÓMICA DE LA ACTIVIDAD

PORCINA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

El nuevo nivel de precio del cerdo a partir de la convertibilidad (que estuvo en un promedio de 1,0 a 1,10 $ por kilo), dejó fuera de combate a miles de productores, que con los niveles de productividad que habían tenido tradicionalmente (8 a 10 cerdos terminados por madre año), junto a esos precios, pasaron a experimentar quebranto o muy baja rentabilidad en sus empresas.

A partir de allí, apareció con toda claridad la importancia de la tecnificación y el consecuente aumento de productividad como única forma de tener rentabilidad en la producción de cerdos.

Para ejemplificar lo expresado, en el cuadro 2 se sintetiza el efecto de los nuevos niveles de precio de insumos y producto en los costos y márgenes de la producción porcina, en un planteo productivo a campo con dos niveles extremos de productividad, uno muy bajo, como había sido el del productor tradicional y el otro basado en los resultados logrados en la UDAP de Marcos Juárez.

Cuadro 2: COSTOS DE PRODUCCIÓN Y MARGEN BRUTO DEL PORCINO, POR CERDA MADRE/AÑO Y POR KG., EN UN SISTEMA DE PRODUCCIÓN A CAMPO.

(*) Utilizando precios de mercado: Maíz 12,00 $1q; Soja 23,14 $1q; y de Capón y Hss. 1,082 $/kg, promedios de los últimos 5 años (1994198) ajustados a moneda actual ($ 99) por el IPIM. Los ítems de costo 1 a 6 se expresan en pesos por madre/año.

Del cuadro 2 se desprende que la diferencia de márgenes por productividad es M orden de 19 centavos el kg. La gran magnitud de esa diferencia puede apreciarse más claramente si expandirnos los resultados M cuadro mencionado a un criadero con mano de obra familiar de tamaño medio de, por ejemplo, 50 cerdas madres, en ese caso tendríamos lo siguiente:

Como puede apreciarse, con el nivel de eficiencia tradicional y los precios del cerdo y de los insumos para producir del último quinquenio, la rentabilidad del productor medio prácticamente desaparece, ya que el resultado operativo de 1.221 $ no alcanza ni siquiera para cubrir las depreciaciones anuales de las mejoras y equipos necesarios para el criadero.

Por otra parte vemos que un aumento en la eficiencia productiva pudo cambiar los resultados económicos drásticamente, en el caso analizado el aumento del resultado operativo de la empresa es del 11.747%.

Los cálculos anteriores muestran claramente que el logro de buenos índices de eficiencia productiva (como conversión de kgs. de alimento en kgs. de cerdo y cerdos terminados por cerda madre año), pasaron a ser decisivos en la rentabilidad del negocio porcino.

Para finalizar, en los cuadros 3 y 4 se presentan los promedios anuales de costos, ingresos y resultados económicos globales de la empresa agrícola-porcina real que funciona desde hace muchos años en INTA Marcos Juárez. Los promedios presentados corresponden a los últimos siete años posteriores a la convertibilidad donde las reglas de juego, como expresáramos mas arriba, habían cambiado drásticamente.

Se recuerda que la Unidad posee una superficie total de 80 ha. de tierras aptas para agricultura sin limitaciones, que están divididas en cuatro lotes de 20 ha. En tres de esos lotes se hacen cultivos de trigo, soja de primera y segunda y maíz, en una rotación planificada, y, en el lote restante, con pastura perenne de alfalfa y trébol blanco, que se rotura y cambia de lugar cada cinco años, se desarrolla una explotación porcina de ciclo completo con 45 cerdas madres.

Esta explotación se conduce como una empresa y se llevan registros técnicos y económicos que permiten, al final de cada ejercicio, determinar su desempeño productivo y económico.

A continuación en los cuadros 3 y 4 se presentan en forma muy sintética los principales rubros de egresos, ingresos y resultados logrados como promedio anual, en los últimos siete ejercicios.

Cuadro 3: egresos e ingresos de la UDAP promedio 1991/98 (últimos 7 ejercicios)

Fuente: Registros económicos de La UDAR Banco de Datos del Área de Economía, Estadística e Informática

INTA Marcos Juárez.

Cuadro 4. Resultados económicos de la UDAP promedio 1991/98 (últimos 7 ejercicios)

Fuente: Registros económicos de La UDAP. Banco de Datos del Área de- Economía, Estadística e Informática

 INTA Marcos Juárez.

Ref. Los números entre paréntesis corresponden a los rubros del cuadro 3: 1= (5+6+7); II= I-(1+2); III= I(1+2+3); IV= 1 -(1 +2+3+4 )

Los muy buenos resultados económicos, que se observan en los cuadros anteriores, fueron alcanzados por ser este un sistema integrado agrícola-porcino, planificado y ejecutado en base a una tecnología a campo en la que (lo más importante), se obtuvo una alta productividad física que se evidencia, entre otras cosas, por haber alcanzado un índice de 16 a 17 animales terminados por cerda madre por año, y una conversión alimenticia de 3.3 a 1.

Tenemos que tornar conciencia que en la actualidad la única manera de competir en un mercado globalizado es con alta productividad, que, como vimos en el caso de la UDAP no solo es un 20 o 30% más, sino que es el doble de lo que lograba la media de los productores en la crianza tradicional de cerdos.

Por último la coyuntura actual (1999), es muy difícil, el precio del cerdo (0,80 $/kg) es uno de los más bajos que tenemos registrado históricamente. Sin embargo a diferencia de la agricultura, que en este ejercicio también esta soportando precios 25-30% inferiores al promedio de los últimos años, en producción porcina queda un aspecto positivo y es que el costo del alimento, que representa más de dos terceras partes de su costo total, también a caído en la misma proporción que los hicieron sus materias primas.

Con los precios actuales, promedio de marzo abril-mayo, tomando (para maíz 8,73 $/q y para Soja 15,52 $/q ) hemos calculado el costo de producción actual por Kg de cerdo para un sistema a campo, con los índices de productividad que se logran en la U DAP y el esquema del cuadro 1. Los resultados son los siguientes:

1) Con grano comprado fuera del establecimiento 0,599 $/Kg.

2) Con grano producido 0,526 $/Kg

Ello significa que en la actualidad, el margen promedio calculado para el último quinquenio en el cuadro 2 (0,312 $/kg), se reduciría a 0,20 $/kg (0,80-0,60), es decir una caída del 37,5%.

El efecto de la caída del costo del alimento favorece más a los sistemas que compran parte o todo el alimento fuera del sistema, no así a los que lo producen dentro del establecimiento (La actividad porcina considerada por separado reduce su costo, pero la empresa en su conjunto no).

Para ejemplificar este último caso, tendríamos que ver el resultado final del ejercicio 98/99 en la UDAP y compararlo con los de los, cuadros 3 y 4 donde se presentaban los resultados consolidados promedio de los últimos siete años de la UDAP, lamentablemente el ejercicio actual recién se cierra en el mes de julio y no contamos actualmente con los datos reales del presente ejercicio. Sin embargo, se realizó una estimación para observar como afectarían los precios actuales el resultado promedio de los últimos años estimando una reducción del 30% en los precios agrícolas y un 26,5% de reducción en el precio del porcino.

 Los resultados se pueden observar en los cuadros siguientes:

 Cuadro 5. Estimación del efecto de la actual coyuntura de precios en los ingresos y egresos de la UDAP. (*)

Fuente: Elaboración propia en base al cuadro 3.

(*) Se tomaron los precios del último trimestre: marzo - abril y mayo de 1999.

 

Cuadro 6. Estimación del efecto de la actual coyuntura de precios en los resultados de la UDAP y comparación con los obtenidos en los últimos siete años..

Fuente: Elaboración propia en base a los cuadros 3 y 5 anteriores.

 De lo anterior se desprenden las siguientes conclusiones importantes:

1) En la actualidad el resultado neto de la empresa se reduce a casi la mitad del obtenido como promedio de los últimos años. Ello se debe a que ante una caída en los precios de Venta de la UDAP del 27% promedio, el Ingreso Bruto de la empresa disminuye en la misma proporción, pero como muchos de los costos se mantienen a los mismos niveles de los años anteriores el Margen Bruto cae el 37% y el Resultado Operativo el 40%, y al descontar las depreciaciones fijas el Resultado Neto de la empresa se reduce en el 48,3%.

2) A pesar de lo anterior, es importante destacar que todavía la empresa con su ingreso bruto alcanza a pagar todos los costos (operativos y fijos) y no tiene pérdida, debemos aclarar sin embargo que este planteo, por ser considerado de tipo familiar, no incluye costos de mano de obra contratada. Si consideramos ese factor el resultado neto se reduciría en forma importante en esta escala de producción.

3) A este nivel de precios, la producción porcina no es rentable en el largo plazo, sin embargo, este sistema de producción sigue siendo una alternativa mucho más viable para un productor de pequeña escala que, por ejemplo, la agricultura pura.

Como reflexión final podemos afirmar que si precios del cerdo se estabilizan nuevamente en alrededor de un peso, el porcino, producido con altos niveles de eficiencia, puede constituir una de las pocas actividades alternativas para solucionar el problema de la supervivencia de los pequeños productores de la región pampeana y también de otras regiones del País.

(*) Coordinador Área Economía, Est.e informática. EEA, INTA Marcos Juárez. junio de 1999