La Producción de Cerdos en Venezuela.  Estamos listos para el MERCOSUR?

 Vitelio Utrera T.

 Introducción

La carne de cerdo constituye la de mayor consumo a nivel mundial con un 39 % del total del Mercado global de carnes. Países que hace una década no eran líderes en producción de cerdos han desarrollado sistemas muy eficientes basados en el cumplimiento de las exigencias de los consumidores internacionales. Esto representa un ejemplo para Venezuela en el sentido de que si es posible incorporarse en la competencia internacional. Aun cuando el crecimiento de la población del globo terráqueo en los últimos 30 años ha estado cercano al 30 %, el consumo de carne de cerdo se ha elevado en un 100 %, lo cual evidencia el incremento en la demanda por los productos derivados del mismo y convierte a este rubro en uno de los mas atractivos en la economía agropecuaria global.

El crecimiento sostenido del consumo de carne de cerdo a nivel internacional ofrece la oportunidad de ingresar al Mercado de exportación a aquellos sistemas de producción que estén en capacidad de ser competitivos de acuerdo a las reglas de juego de la demanda internacional.

En el caso de la producción de cerdos en Venezuela el hacernos mas competitivos reduciría la vulnerabilidad de un sector propenso a las crisis generadas por las fluctuaciones de los precios locales. Para ser competitivos, nuestro productor de cerdos requiere comprender cuales son las exigencias del consumidor global, que se caracteriza por exigir niveles de calidad que muchas veces se subestiman o se ignoran en la producción de cerdos de nuestro país.

Recientemente Venezuela ha ingresado en el MERCOSUR lo cual exige adaptarse a las condiciones de ese mercado común para poder ofrecer productos que puedan satisfacer las necesidades de dichos consumidores. El objetivo de este articulo es el de presentar algunos de los aspectos que requiere mejorar el productor de cerdos nacional si aspira a sobrevivir y mantenerse en un mercado cada vez mas competitivo.

 

Ventajas competitivas

Al analizar las ventajas competitivas del Brasil (uno de los Países exportadores lideres a nivel mundial), se evidencia que en gran parte, esas ventajas son comunes a nuestro país (Braun, 2004), dichas ventajas competitivas son entre otras:

 

a) Clima favorable (no existen cuatro estaciones que limitan la producción e incrementan los costos).

b) Área extensa favorable para la producción de granos.

c) Sistemas de producción tecnológicamente actualizados

d) Acceso a excelentes programas genéticos

e) Empresas y marcas de reconocido nivel internacional

f) Profesionales capacitados

 

Al analizar los factores en común que poseemos surge la interrogante: Porque no podemos ser competitivos?

 

La cruda realidad

Collins (2001) señala que las compañías líderes en el mundo han conseguido el camino hacia la grandeza al enfrentarse con la situación de su cruda realidad actual. Cuando se analiza y diagnostica la realidad actual, la toma de decisiones correctas generalmente aflora de manera natural. En un estudio preliminar realizado por un equipo de profesionales venezolanos (Antillano, Rodríguez y Villalobos, 2005, comunicación personal). Se estableció la aplicación de algunas prácticas consideradas de importancia  para convertir a cualquier empresa productora de cerdos en una entidad competitiva.

Se evaluaron 60 empresas productoras de cerdos de Venezuela, las cuales incluyen un total de 61.000 madres, representando más del 55 % de la población porcina nacional. Algunos de los parámetros evaluados fueron:

1) Aplicación de un programa de inseminación artificial. Del total de granjas encuestadas,  14 (23.33%) llevan un programa de inseminación artificial. Generalmente las granjas que llevan programas de inseminación artificial poseen mejores registros, mejores parámetros reproductivos y un mejor control de enfermedades como el Síndrome Respiratorio y Reproductivo del cerdo (SRRP).

2) Control de visitas y uso de ropa y botas exclusivas de la granja. Diecinueve de las 60 granjas analizadas (31.66 %), aplican medidas de bioseguridad básicas. La aplicación de dichas medidas esta en correlación con el nivel de salud de los rebaños.

3) Manejo Multisitios. Quince de las 60 granjas analizadas (25 %) aplican sistemas de manejo en multisitios. Granjas con producción en múltiples sitios generalmente tienen poblaciones de cerdos con un nivel de salud mas elevado ya que se garantiza la interrupción en la transmisión de enfermedades infecciosas al manejar los cerdos todos dentro todos fuera.

4) Asistencia Veterinaria. Dieciocho granjas (30%), invierten en asistencia veterinaria. Teóricamente debería existir una correlación entre el nivel de salud de las granjas y la asistencia Veterinaria.

5) Programas genéticos. Dieciocho granjas (30%), mantienen un programa genético permanente en sus empresas. Los patrones de calidad de la producción porcina moderna están íntimamente ligados a las mejoras genéticas introducidas en los últimos años.

6) El 65 % de las granjas (39/60) llevan registros. La mayoría de ellos en forma manual. Es imposible ser competitivo si no se dispone de un sistema de registros actualizado.

7) El 76.66% mantiene un programa de alimentación especifico para cada etapa de producción. Una de las cuatro “bases” fundamentales de la producción porcina. Para ser competitivo hay que ceñirse a los patrones de excelencia alimenticia modernos.

 

La cruda realidad de esta encuesta refleja el porque los productores menos eficientes están siendo cada día reemplazados por una minoría de productores tecnificados que mantienen niveles de productividad competitiva. Solo los productores que se mantengan competitivos serán capaces de sobrevivir las crisis que se puedan presentar a corto plazo en el sector.

 

Las cuatro patas de la mesa de la producción porcina

El Dr. José Maqueda (2004) estableció la analogía de la producción porcina con una mesa apoyada sobre cuatro patas que representan los 4 elementos indispensables en la competitividad del sector. Dichos elementos son:

a) la genética,

b) la nutrición,

c) el manejo

d) la sanidad.

De todos ellos, el factor más decisivo a nivel mundial capaz de eliminar a los productores de cerdos, lo constituye la sanidad (Braun 2004, Buxade 2004, Cuevas 2004, Maqueda 2004) ya que representa el factor que con mayor facilidad erosiona la rentabilidad de las empresas porcicolas llevando los costos de producción a niveles insostenibles.

Para que la producción porcina en Venezuela sea competitiva es importante que comencemos a pensar y estructurar nuestra industria siguiendo el modelo de los Países exportadores de carne de cerdo. 

A continuación se expondrán las principales causas sanitarias que atentan contra la competitividad de los Países exportadores, las medidas adoptadas para mantener la competitividad de un mercado cada vez más exigente y el papel de los Médicos Veterinarios para garantizar la calidad del producto final ofrecido por la industria del cerdo.

 

Enfermedades limitantes de la competitividad

Entre las enfermedades de la lista A de la OIE que constituyen un obstáculo contundente para la producción de cerdos en forma competitiva, están la Fiebre Aftosa y la Peste Porcina Clásica. Los Países que aspiren a ser competitivos están trabajando intensamente para erradicar y mantener estas entidades fuera de sus territorios. La cruda realidad es que no tenemos ninguna oportunidad de competir en un mercado internacional mientras no seamos capaces de erradicar estas enfermedades.

 

La seguridad alimentaria.

Otro aspecto que reviste una importancia crucial para la competitividad en los mercados internacionales viene dada por la seguridad alimentaria, con especial énfasis en la ausencia de agentes patógenos que pudieran ser transmitidos por la carne de cerdo al humano. Entre dichos agentes, los que se consideran de mayor riesgo potencial están:

Salmonella spp. Yersinia enterocolitica y Trichinella spiralis.

 

 

Estrategias de buenas prácticas de manejo

Los Países que consideran prioritario el mantenerse a un nivel competitivo en el mercado de exportación, han adoptado estrategias de buenas prácticas de manejo (BPM) a nivel de productores y de empresas relacionadas. Dichas estrategias persiguen el objetivo de generar la confianza del público consumidor sobre la carne de cerdo y permitir la consolidación de los mercados de exportación que cada día se estructuran sobre la base de patrones de calidad que abarcan todos los aspectos de la producción.

La aplicación de tales estrategias llevadas a cabo en forma de manuales de procedimientos, también tiende a mejorar la productividad de las empresas al reducir los costos de producción e incrementar la eficiencia.

El productor de cerdos competitivo trabaja en función de definir cuales son las necesidades de sus clientes para luego satisfacer dichas necesidades. Esto ha llevado a los Países exportadores de cerdos a implementar una serie de medidas entre las cuales tenemos:

 

1) El uso de manuales de buenas practicas de manejo, así como el establecimiento de análisis de riesgos y puntos críticos de control a nivel de los distintos segmentos de la cadena.

Al evaluar la muestra de 60 granjas productoras de cerdos de Venezuela señaladas con anterioridad y que comprenden un total de 61.000 madres, se evidencio que tan solo 5 de esas empresas (8.33%) han desarrollado manuales de procedimientos destinados a estandarizar el manejo de las empresas. Llama la atención que ese 8.33 % de las empresas comprende  30.500 madres lo que representa exactamente el 50% del inventario de madres bajo estudio. Dicha empresas han demostrado ser los mas competitivos y eficientes y sin lugar a dudas son los que están en mejor condición de superar las crisis generadas por las bajas de los precios en el mercado.    

 

2) La supervisión y vigilancia a nivel de las salas de matanzas con la finalidad de determinar la existencia de riesgos sanitarios en la cadena de producción y la identificación del plantel de origen de tales riesgos.

 

3) Certificación de granjas libres de patologías, para lo cual se cuenta con la participación de veterinarios acreditados específicamente para tal evaluación.

 

En Holanda existen programas de identificación y seguimiento de cada cerdo producido y enviado al mercado, así como también se mantiene información detallada de los resultados de la inspección sanitaria de cada animal al momento del sacrificio.

Entre las buenas practicas de manejo, la producción de cerdos de alto nivel de salud, exige la aplicación de programas preventivos destinados al uso cada vez menos frecuente de antibióticos. Esto ha llevado al desarrollo de listas de productos de uso permitido, los cuales solo pueden ser administrados bajo la prescripción de un medico veterinario. Si en Venezuela aspiramos a ser competitivos es importante garantizar que la carne de cerdo nacional no solo este libre de patógenos sino también de residuos químicos cuya presencia es totalmente inaceptable en un producto destinado para el consumo humano.

 

El modelo estadounidense

En Estados Unidos existe un programa estricto de aseguramiento de la calidad de la carne de cerdo basado en el compromiso de los productores de garantizar que todo producto porcino destinado al consumo humano este libre de residuos. Dicho programa esta basado en prácticas básicas de buen manejo.

Algunas de esas prácticas son:

1) Identificación y seguimiento de los animales a comercializar

2) Mantenimiento de registros de medicación y tratamientos

3) Uso de productos bajo prescripción veterinaria

4) Educación de todo el personal de las empresas acerca del uso adecuado y el tiempo de retiro de los fármacos.

5) Detección de residuos de medicamentos.

6) Establecer planes preventivos efectivos a nivel de los rebaños.

 

El modelo chileno

En Chile (Cuevas 2004), se ha instaurado un Comité de buenas practicas de manejo (BPM)  coordinado por los productores de cerdos y el Ministerio de Agricultura, con la finalidad de cumplir con las exigencias de los mercados de exportación. Esto ha llevado a que los productores de cerdos deban seguir las normas de un manual elaborado a tal efecto y que comprende buenas prácticas de manejo (BPM) en lo concerniente a:

 

a) Personal

b) Instalaciones

c) Control de plagas

d) Sanidad Animal

e) Bienestar Animal

f) Calidad de agua y alimentos

g) Transporte de cerdos

h) Medio ambiente

i) Producción de alimentos

 

La aplicación de tales manuales garantiza una mejora sustancial de la producción de cerdos ya que al ser aplicados conjuntamente con programas de certificación de granjas de exportación, produce un impacto positivo en la productividad de las empresas. El papel del Medico Veterinario en tales programas ha sido crucial para el diseño y aplicación de los mismos.

 

El modelo de la comunidad europea

La comunidad europea constituye el segundo productor de carne de cerdos del mundo con 21.000.000 de toneladas métricas por año superado solo por China. Las metas de la comunidad son las de mantenerse como lideres a corto, mediano y largo plazo. Para ello enfrentan seis grandes retos (Buxade, 2004):

a) Control eficiente y eficaz de la situación sanitaria

b) Respeto a las normas de bienestar animal

c) Cumplimiento de la legislación medio ambiental

d) Producción sin antibióticos y materias con mínimos residuos.

e) Asumir el incremento de los costos de las materias primas.

 

Conclusión

Al revisar los modelos de Países exportadores de carne de cerdo, cabe preguntarse cual o cuales estrategias van encaminadas a su implementación en nuestro país.

La tendencia mundial es que los productores eficientes están creciendo a expensas de los ineficientes (Maqueda, 2004) y esa no es la excepción en Venezuela. Solo aquellos productores que reconozcan los elementos necesarios para mantenerse competitivos en el mercado internacional serán los que sobrevivan a largo plazo. En Venezuela existen empresas con niveles de eficiencia perfectamente competitivos en un mercado internacional. La certificación de granjas exportadoras podría ser el primer paso importante para entrar en el mercado donde pudieran estar sentadas las bases del futuro de la producción de cerdos de nuestro país.

 

Referencias

Braun J.D. 2004. Situacao atual e perspectivas da suinocultura brasileira. 2do Congreso Latinoamericano de suinocultura. Foz de Iguazu PR. Brasil. , pp 183-185.

Buxade Carbo, C. 2004. Porcicultura de la Unión Europea. 2do Congreso Latinoamericano de suinocultura. Foz de Iguazu PR. Brasil. , pp 193-197.

Collins J. 2001. Good to Great. . Harper Collins Publisher Inc..

Cuevas.L. 2004. Seguridad sanitaria: La base para la exportación y para la gestión de calidad en la porcicultura. 2do Congreso Latinoamericano de suinocultura. Foz de Iguazu PR. Brasil.  pp 235-237.

Maqueda J.J. 2004. Situación actual y perspectivas de crecimiento de la porcicultura mexicana. 2do Congreso Latinoamericano de suinocultura. Foz de Iguazu PR. Brasil, pp 189-192.

El martes, se realizó en San Pablo, Brasil, una reunión entre los sectores privados y públicos de Argentina y Brasil para encontrar una solución a la brusca caída del precio del cerdo en la Argentina, debido a los bajos precios de las importaciones provenientes desde Brasil especialmente desde Santa Catarina. "El sector privado brasileño se comprometió a hablar con las firmas exportadoras de ese Estado para solicitar la recomposición de precios", indicó la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP).
Regresar