Materias primas y arreglos alimenticios en dietas para cerdos en la produccion alternativa.

(Sulbarán, L; González, C.; Araque, H.; Vecchionacce, H.; Viloria, F.; Quijada, J.)

Introducción

El efecto de la globalización a nivel mundial y particularmente en países tropicales ha provocado el surgimiento de diversas alternativas de producción de cerdos que puedan enfrentar situaciones que conlleven una  fragilidad y una baja eficiencia económica en los sistemas de producción porcina. Los  altos costos de alimentación pueden considerarse como una de las piedras angulares de gran importancia dentro del sistema, principalmente por la alta dependencia de la importación de insumos que muchas veces no están al alcance de los pequeños y medianos porcicultores. Estos insumos se fundamentan básicamente en las materias primas que se utilizan para la elaboración de las raciones alimenticias, necesitando altos volúmenes de cereales y fuentes proteicas que no están disponibles a nivel nacional, bien porque no se producen ó se producen en cantidades insuficientes. Por consiguiente, el  disminuir la dependencia por el uso de materias primas de origen foráneo, reduciría los costos y permitiría a la mayoría de los productores mantenerse en la actividad porcina (González, 1994).

Una alternativa para promover la sustentabilidad  del sistema, es el uso de recursos locales de alta producción de biomasa y energía renovable, con bajos requerimientos de insumos y aplicación de tecnología simple en la elaboración de las dietas, sustituyendo total o parcialmente las materias primas de origen foráneo. Esta opción se hace cada vez más creciente y necesaria, la disponibilidad de fuentes convencionales y sus bajos rendimientos a nivel tropical constituyen un obstáculo para las granjas porcinas que unido a la competencia directa con la alimentación humana hace que se dirijan esfuerzos al estudio y utilización de los recursos disponibles en el medio para la alimentación del cerdo. En ese sentido, el trópico cuenta con una gran variedad de plantas, que por su velocidad de crecimiento aportan una cantidad de biomasa suficiente para suplir gran parte de las necesidades nutricionales tanto energéticas como proteicas en la alimentación de animales monogástricos (Cuellar, 1997).

De esta manera, se han llevado a cabo diferentes investigaciones en las que se ha evaluado individualmente el uso de varios recursos locales (yuca, jugo de caña, aceite de palma, batata, nacedero, morera, entre otros) los cuales sustituyen fuentes energéticas o proteicas demostrándose así la aceptabilidad que tienen como parte importante de la dieta del cerdo. Igualmente se han reportado diferentes arreglos alimenticios en los que se combinan más de una materia prima alternativa, que a su vez han permitido aumentar el nivel de sustitución en la dieta del cerdo, principalmente maíz y soya, encontrándose resultadotes halagadores que potencian su divulgación en la alimentación porcina (González et al., 1995a; González et al., 1997b; García et al., 1999; González et al., 1999; González et al., 2002; Jiménez et al., 2005; Araque et al., 2005; Tepper, 2006; González et al., 2004).

Bajo esta consideración en este trabajo se pretende discutir la potencialidad del uso de materias primas alternativas en la alimentación porcina y describir el efecto de arreglos alimenticios elaborados a partir de recursos alternativos sobre el comportamiento productivo del cerdo.

 Potencialidad del uso de recursos alimenticios alternativos

Las condiciones socioeconómicas y tecnológicas de los países del tercer mundo no garantizan el desarrollo de una producción animal creciente y sostenible si se siguen los parámetros de los modelos productivos transferidos de países desarrollados (Cuellar, 1997). La producción de cerdos en Venezuela se realiza en más del 95 % bajo el esquema intensivo, caracterizado por alta eficiencia en el uso de los recursos, con creciente demanda en alimentos balanceados, que actualmente pueden ser comerciales o producidos a nivel de granja. Además, el sistema de alimentación de cerdos basado en cereales y soya no proporciona la sustentabilidad de la producción, dado que sus rendimientos en el país son pocos competitivos con los de otras latitudes, sumado a la inestabilidad económica y democrática que ha preponderado a largo de las últimas dos décadas que de una u otra manera ha influido sobre el sistema de producción de cerdo haciéndolo cada vez más débil y propenso a disminuir la rentabilidad en el tiempo.

El desarrollo de nuevas estrategias de producción de cerdos es elemental, para lo cual se debe iniciar un cambio en el paradigma, que hasta el momento se ha establecido, y dar pie a un nuevo esquema donde sea prioritaria la producción eficiente; en vista que una debilidad en el sector es la alimentación, por los costos que involucra, la promulgación de estrategias alimentarlas para la producción de cerdos es primordial, utilizando para ello recursos o materias primas que por sus requerimientos agroecológicos compitan en condiciones ventajosas con los cereales y la soya tanto en rendimiento como bondades nutricionales y alimenticias, adoptando tecnologías idóneas a las condiciones nacionales (González, 1994; González et al., 2005; Tepper, 2006 ).

Hay que considerar una posible exigencia para que dicho rubro sea competitivo, en ese sentido el cultivo debe ser adaptado a nuestras condiciones ambientales, con rápido ciclo vegetativo, elevado valor nutritivo, con buena capacidad de almacenamiento de almidones o proteínas, preferentemente con poca o ninguna competencia con el consumo humano, y que sea mecanizable. Existiendo este cultivo se debe tomar en cuenta lo planteado por Figueroa (1999), quien establece que estos tipos de cultivos son muy comunes en la región y se caracterizan por presentar sustratos energéticos principalmente, pudiendo la fracción proteica ser suplida por los follajes de los mismos cultivos u otros según sea el caso, con la desventaja que muchos de estos presentan factores con limitaciones nutricionales de diferentes características pero que son totalmente controlables para evitar algún tipo de influencia negativa sobre el comportamiento animal.

Pero conocer que materia prima es la más idónea en la alimentación del cerdo se hace necesario de las investigaciones pertinentes que involucran tanto el rubro como el animal, los cuales a su vez permiten determinar la aceptabilidad, composición química, digestibilidad, valor biológico, eficiencia biológica y económica del recurso. En relación a ello se han realizado a largo de varios años investigaciones que han evaluado los cultivos de batata (Ipomoea batatas L.), yuca (Manihot esculenta crantz), caña de azúcar (Saccharum officinarum), palma aceitera (Elaeis guineensis), morera (Morus alba) y nacedero (Trichantera gigantea), incorporados en la dieta, encontrándose resultados optimistas en el comportamiento productivo del cerdo, al punto que la eficiencia económica puede ser mejorada cuando se alimentan los animales con materias primas alternativas (González, 1994).

Uso de materias primas alternativas en la alimentación porcina

1.                 La yuca (Manihot esculenta Crantz)

El cultivo de yuca  presenta bajos requerimientos edafológicos y se produce adecuadamente en suelos de baja fertilidad como los llanos venezolanos (Montilla y Villafañe, 1999), condiciones que la hacen accesible para la producción animal. Aprovechando tal condición, se ha evaluado su inclusión parcial o total en dietas para cerdos, basándose en el hacho de que raíz tiene una energía digestible de 3400 kcal/kg por lo que puede sustituir el maíz en la ración como fuente energética. Bajo esta consideración González et al. (1997a), determinó que al suplir 0, 50, 100% el maíz por raíz de yuca los índices productivos de cerdos en engorde no sufrieron ninguna alteraron alcanzando hasta 635 gramos de ganancia diaria con una conversión de 3,01 kg/kg , sino más bien se redujo el costo de alimentación en un 24%. Ahora bien, la sustitución convencional de los cereales por harina de raíces, en dietas para cerdos generan un incremento de la demanda de las fuentes proteicas debido a las diferencias en el nivel de proteína entre ellos (8-10 % para cereales y 2-4 % para raíces), es por esto que se ha experimentado la incorporación de follaje de yuca en la ración,  para ello Parra (1991), al evaluar raciones con niveles entre 0 y 25% de harina de follaje de yuca como fuente proteica en cerdos de engorde, no encontró diferencias en la ganancia diaria de peso, el consumo diario de alimento y las características de la canal de los animales.

El limitado uso de raíz y follaje de yuca como alimento en la producción porcina, es debido al desconocimiento de sus bondades nutricionales unido a la presencia de altos niveles de ácidos cianogenicos (HCN) en el material fresco. Sin embargo existen mecanismos prácticos para reducirlos  y estudios recientes han demostrado que es posible alimentar con raíz y follaje de yuca, usando técnicas muy simple de procesamiento que logran disminuir el HCN (Quiñones et al., 2005).

2.                 La Batata (Ipomea batatas, L)

  La batata es considerada como un cultivo de pequeñas extensiones, aunque se desarrolla muy bien en diferentes ecosistemas, tiene relativamente pocas plagas que le atacan, lo cual significa que raramente se utilizan pocos pesticidas, además puede producirse en suelos con pocos fertilizantes. Y por tanto es potencialmente usable en la alimentación animal, ya que a pesar de los diferentes cultivares que existen en el país con variaciones en materia seca de 24,8 a 32,3%, su incorporación en seco o húmedo en la dieta para cerdos ha sido evaluada con resultados promisorios para el sistema de producción, encontrándose que la raíz fresca puede sustituir hasta 75% el maíz en la ración para cerdos desde la etapa de crecimiento, mientras que en base seca esta proporción puede alcanzar 50% (González et al., 1995b; González et al., 2002). La raíz de batata presenta, niveles bajos de proteína cruda (3,8%), aunque posee altos valores de energía digestible (3300 kcal/kg) por el elevado contenido de almidones que influyen  en una digestibilidad total o fecal que se ubica en 95,8% para la materia seca y 91,4% para la energía (Acurero et al., 1991; González, 1994; Moreno, 1994; Acuña, 1994).  De esta manera, se pueden obtener una ganancia de hasta 474 g/día con conversión de 3,32 Kg/Kg al sustituir 75% de la fuente energética en la dieta con raíz fresca de batata; mientras que, al incorporar 50% de la raíz a la dieta pero en forma deshidratada la ganancia diaria de peso puede  llegar a 617 g/día y una conversión de 3,16 Kg/Kg.

En cuanto al follaje es la parte de la planta que va a proporcionar la proteína presentando niveles entre 13 y 22% según el cultivar;  González et al. (1994) y González et al. (1995b) determinaron  una digestibilidad fecal aparente de MS, PC y energía de 63,37; 59,99 y 58 %, respectivamente, y una energía digestible de 1964 kcal/kg.,  con diferencias entre cultivares, siendo los de mayor digestión, aquellos con menor nivel de fibra que en el caso de la FDN se ubica entre 32 y 40%. (Arrioja et al.,1997). El uso de follaje de batata se ha utilizado combinado con otro recurso alimenticio, cuyos resultados han demostrado la no variación significativa de los parámetros biológicos del cerdo.

3.                 Aceite de palma africana (Elaeis guineensis)

La siembra de palma africana requiere de procedimientos exigentes en capital y personal calificado, en vista de la necesidad de una buena germinación en vivero y una plantación adecuada que garantice la sobrevivencia de la planta en el tiempo.  Si esto se logra, puede considerarse la palma africana la oleaginosa que mayor cantidad de aceite produce por superficie (3000-5000 kg/ha), además de otros productos (fruto entero, cachaza, aceite crudo y efluentes) que pueden integrarse en la unidad de producción (Ocampo, 1994).

En lo que respecta su uso en la alimentación del cerdo, esta se ha basado en el fruto y el aceite de dicho recurso, apoyado por las bondades energéticas que este puede ofrecer al animal, ya que el aceite de palma posee una buena mezcla de ácidos grasos saturados (48,4%) e insaturados (51,6%), vitaminas A y E, además de un efecto protector frente a aflotoxinas perjudiciales en la dieta del cerdo (Ngoan et al., 1998; Ocampo e Ian, 1999).

Con la harina de palmiste se han obtenido buenos resultados en raciones para cerdos utilizando de 20-30% en la dieta con ganancias de 640 g/d (FAO, 2000); igualmente la cachaza, puede sustituir hasta el 100 % de la fuente energética en cerdos de engorde y los parámetros productivos son comparables a una dieta tradicional a base de maíz (Ocampo, 1994). Pero un uso importante a  este recurso viene dado cuando se incluyen los follajes tropicales en la dieta, con la intención de sustituir la fracción proteica, ya que el aceite de palma por presentar alta concentración de lípidos, neutraliza  el aumento de la velocidad de transito digestivo, el cual se incrementa a medida que crece el nivel de fibra en la dieta (Díaz et al., 1997), pero con el aceite se facilita su incorporación hasta un nivel de 10% según la proporción de follaje (González et al., 1999b)

4.                 Caña de azúcar (Saccharum officinarum)

Es una planta herbácea perenne, requiere de condiciones climatológicas asociadas al clima tropical y subtropical, con requerimientos edáficos de suelos arcillosos y profundos, presenta una amplia tolerancia a la altura ya que se adapta desde el nivel del mar  hasta los 1623 m. s.n.m. (Gómez, 1983). En Venezuela, se tiene una producción de caña de azúcar que oscila los 55.000 kg/ha, siendo relativamente baja en comparación con los principales países productores (70 a 80 mil) indicando que la baja producción reportada se debe principalmente a la baja superficie (130.000 ha).que está ocupando este cultivo, por lo que sería fácilmente solucionable si se emplearan políticas agrícolas que logren aumentar el área sembrada

La caña de azúcar presenta características que están representadas por gran cantidad de azúcares solubles, específicamente sacarosa, y por la presencia en cantidades considerables de azúcares insolubles de origen estructural especialmente celulosa, hemicelulosa y lignina, en base a esto se han hecho investigaciones de su uso en la alimentación de cerdos, encontrando la factibilidad de utilizar el jugo de la caña en la alimentación porcina basándose en el hecho de que este contiene entre 15 y 20% de sólidos totales de los cuales alrededor del  80% son azúcares solubles, principalmente sacarosa (Figueroa, 1996), constituyendo una fuente básicamente energética para la alimentación de cerdos. Donzele et al. (1986) refieren valores de energía digestible de 3670 kcal/kg MS y  metabolizable de 3540 kcal/kg MS,  con 21% de MS y 14,8% de sacarosa. De esta manera, González et al. (2006) demostraron que los lechones pueden recibir jugo de caña a partir de los 25 kg de peso vivo sin que se afecten las variables de comportamiento productivo, ni las características de la canal, pudiendo sustituir gran parte de la fracción energética en la dieta. De igual forma, De Almeida (1990) indico que el jugo de caña, permite la incorporación de altos niveles de proteína foliar, aportando así los elementos que el cerdo requiere, siendo una alternativa factible para los pequeños productores que les resulta muy costoso utilizar harina de soya o harina de pescado, como también el hecho que se puede aprovechar eficientemente nuestros recursos alimenticios tropicales. La principal desventaja del jugo de caña radica en su rápido deterioro, ya que se fermenta después de 10 a 12 horas de su extracción (Bobadella y Preston, 1981; Duarte et al., 1982), para lo cual puede utilizar pequeña fracción de benzoato de sodio para su permanencia de un mayor tiempo.

5.                 Follaje de Nacedero (Trichanthera gigantea)

Es un árbol promisorio y multipopósito adaptado a una gran diversidad de ecosistemas encontrándose en diferentes  países latinoamericanos y capaz de producir  hasta 13.000 kg/ha/año de follaje verde (CIPAV, 1994; Seijas et al., 2003). Su valor nutritivo va a depender de la edad de corte de la planta y las condiciones de fertilidad del suelo y climáticas. De este modo se estima un promedio de materia seca de 23%, el cual es alto en comparación al follaje de yuca y batata (Gómez, 1990; Sarria, 2000; Ly et al., 2001); los niveles de proteína cruda oscilan entre 16 y 20%, considerándose como un recurso proteico,  mientras que su composición mineral refleja altos valores de calcio y fósforo con 7,47 y 0,28% respectivamente (Gosalvo et al., 2001). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esta fuente no convencional posee altas concentraciones de fibra y los tejidos ricos en nitrógeno están ligados a compuestos anti-nutricionales por lo que deben emplearse con precaución en las dietas destinadas a monogástricos. Su uso se ha combinado con otros recurso de alta concentración energética como aceite de palma, ya que por el alto contenido de fibra el nacedero acelera su transito en el sistema digestivo del cerdo no aprovechándose los nutrimentos que puede aportar, de esta manera se han obteniendo resultados satisfactorios con niveles de inclusión de hasta 20% en la dieta sin la disminución de los parámetros productivos (Jiménez et al., 2005).

6.                 Follaje de Morera (Morus alba)

Son innumerables los usos del follaje de morera, sin embargo a nivel mundial es empleada principalmente como alimento del gusano de seda, que posee un sistema digestivo relativamente simple, y comparable en cierta manera a los monogastricos, por lo tanto, en teoría, este recurso puede  ser utilizado como alimento en la dieta de no rumiantes (Sánchez, 1999). El rendimiento de follaje por hectárea depende de la variedad, clima, densidad de siembra, fertilidad del suelo e inclusive la técnica de cosecha. Se han reportado rendimientos de hasta 40 ton/ha/año de follaje verde, lo cual es una de las bondades del recurso (Benavides, 1999). Por otro lado, en forma general la materia seca se encuentra alrededor de 32-35% (Sarria, 2000; Ly et al., 2001), con valores de proteína cruda entre 15 y 28% dependiendo de la variedad y edad de corte principalmente; posee una alto contenido de minerales que se ve reflejado en la concentración de cenizas que alcanza hasta 19% (Phiny et al., 2003), con porcentajes de calcio de 1,8-2,4% y de fósforo de 0,14-0,24% (Trigueros y Villalta, 1997). Por su parte, se han obtenido digestibilidad in Vitro de la materia seca  entre 60 y 82% (Benavides, 1995; Ly et al., 2001; Phiny et al., 2003), mientras que combinado el follaje con aceite de palma González et al. (2006) encontró una digestibilidad total aparente de 84% para la materia seca, 85% para la proteína y 83% para la energía. Bajo estas consideraciones, Sarria (2000) utilizó  este recurso en la alimentación de cerdos sustituyendo la torta de soya en 0, 16 y 27% de la fuente proteica por harina de follaje de morera, obteniendo que a niveles de 16% los índices biológicos incremento de peso y conversión de alimento presentaron los mejores valores durante  62 días (26 kg y 4,6 respectivamente). Aunque, la morera no puede reemplazar el 100% la proteína de la soya, se disminuye su dependencia y proporciona ventajas ambientales que no las genera la soya.

Arreglos alimenticios elaborados con recursos alternativos

La incorporación de materias primas no convencionales de altos rendimientos mencionadas anteriormente,  posibilita el desarrollo de la actividad porcina, adoptando tecnologías idóneas a las condiciones tropicales. Pero su incorporación en la alimentación ha sido evaluada básicamente en forma individual, en sustitución de alguna fuente energética o proteica en particular. Desde hace algunos años, se han realizado investigaciones tendientes a la utilización de arreglos alimenticios que incorporan más de una materia prima tropical en la alimentación de cerdos, siendo  las etapas de crecimiento y engorde donde más se ha investigado la inclusión de materias primas alternativas en la producción porcina. Esto viene dado, porque precisamente es en este período fisiológico de los cerdos cuando se consume mayor cantidad de alimento, alrededor del 70% del consumo total de la crianza integral. Pero hay que considerar que el comportamiento de cerdos alimentados con cultivos no convencionales puede ser muy variable, tanto biológica como económicamente, pero la mejor respuesta del animal va a depender de la combinación precisa y adecuada de las materias primas que a su vez proporciones la mayor eficiencia (Figueroa, 1999).

Pero dicha combinación estará influenciada directamente por el valor biológico de la materia prima, lo cual fue discutido anteriormente, y basado en ello en el cuadro1 se muestra distintos niveles de incorporación de harina de raíz de batata como fuente principal de energía, junto al aceite de palma, en dietas para cerdos en finalización, combinado con proporciones disímiles de follajes de batata, morera, nacedero como fuente proteica. Los índices productivos reflejan que tanto para el consumo como para la ganancia  diaria de peso el uso mixto de recursos alternativos no limita la productividad del animal, lo que hay que tener presente es la máxima cantidad de follaje que pueda incorporarse a la dieta, ya que a niveles mayores de 20%  puede causar deterioros en la conversión de alimento y la ganancia de peso dependiendo también del tipo de follaje, ya que la morera puede tener mejor respuesta que el nacedero. Resultados de similares características pueden obtenerse en animales en crecimiento, con consumos de 1,4 kg/d, ganancias de 650 g/d y conversión de 3 kg/kg, pero hay que tener presente que para esta etapa la inclusión de follajes no debe superar el 10% porque dichos índices pueden verse perjudicados significativamente.             

Por otro lado, al considerar la yuca como recurso alimenticio se han evaluado raciones con niveles entre 0 y 25% de harina de follaje de yuca como fuente proteica en cerdos de engorde combinado con aceite de palma y maíz principalmente y  no se han encontraron diferencias en la ganancia diaria de peso, el consumo diario de alimento y las características de la canal de los animales (Parra 1991). Igualmente, la raíz puede ser incorporada hasta un nivel de 40 y 50 % en la dieta de cerdos en finalización, en un arreglo mixto con follajes de la misma planta o nacedero en un porcentaje de hasta 20%, unido con aceite de palma, sin que los parámetros productivos se vean disminuido (Cuadro 2).

Otro de los recursos alternativos que pueden hacer el sistema de producción cerdos sustentable, es la caña de azúcar como fuente energética principal de la dieta del animal, y particularmente el jugo o guarapo que combinado con follajes como fuente proteica, pueden obtenerse resultados biológicos similares a la dieta tradicional. En ese sentido, González et al. (2006) evaluaron la harina de follaje de morera deshidratada en dietas para cerdos en crecimiento, las cuales combinaban  el jugo de caña donde este último su consumo fue ad libitum (Cuadro 3), y se encontró que el comportamiento productivo es similar para los cerdos que consumen dietas tradicionales a base de maíz o jugo de caña, lo que puede variar dicho comportamiento es el nivel de follaje que por su alta tasa de pasaje a través del sistema digestivo, su conversión puede ser mayor,.con una menor ganancia de peso.

Por otro lado, también se ha evaluado la alimentación de cerdas durante las etapas de gestación y lactancia con el uso de materias primas alternativas mediante arreglos alimenticios (Cuadro 4), encontrándose que en madres gestantes y lactantes el nivel de incorporación de batata puede oscilar entre 78 % (40% Follaje y 38 % raíz)  y 83 % (20 % follaje y 63 % raíz), sin afectar las variables productivas y reproductivas (García et al., 1997).

Finalmente, puede decirse que mediante arreglos alimenticios que involucren materias primas alternativas se puede sustituir hasta un 70% del maíz y la soya sin generar detrimentos en los parámetros productivos de los animales, siempre que se utilice en proporciones adecuadas.

 

Cuadro1. Parámetros productivos de cerdos en crecimiento alimentados con harina de raíz de batata como fuente principal combinado con otras materias alternativas

Nivel de

raíz

(%)

Follajes (%)

Aceite

de palma

(%)

Etapa de Finalización

Batata

 

Morera

Nacedero

Consumo

(kg/dia)

Ganancia

de peso(g/d)

Conversión (kg/kg)

37,781

30

-

-

7

2,35

550

4,5

402

-

16

8

6

2,27

442

5,13

402

-

24

-

6

2,1

553

3,79

402

-

8

16

6

2,11

475

4,44

402

-

-

24

6

2,24

438

5,11

501

15

-

-

7

2,51

653

3,87

503

-

24

-

5

2,4

795

3,49

503

-

-

24

5

2,19

610

4,04

1Garcia et al. (1999)   2 Araque et al. (2005) 3 Tepper (2006)

Cuadro2. Parámetros productivos de cerdos en finalización alimentados con harina de raíz de yuca como fuente principal combinado con otras materias alternativas

Nivel de

raíz

(%)

Follajes (%)

Aceite

de palma

(%)

Etapa de Finalización

Yuca

 

Nacedero

 

Consumo

(kg/dia)

Ganancia

de peso

(g/d)

Conversión (kg/kg)

201

10

10

9

2,59

666

3,84

382

20

-

5

2,99

516

2,75

401

10

10

9

2,5

688

3,62

553

10

10

5

3,5

205

8,4

1 Jiménez et al. (2005)   2 Garbati et al. (2001)    3 Jiménez (2002)

 

 

 

Cuadro 3. Parámetros productivos de cerdos en crecimiento alimentados con jugo de caña de azúcar combinado follaje de morera como fuentes principales

Follaje de Morera (%) 

Etapa de crecimiento

Consumo total

(kg/dia)

Nivel de consumo

Jugo de azúcar (%)

Ganancia

de peso

(g/d)

Conversión (kg/kg)

16

1,675

87

741

2,26

32

1,546

88

568

2,72

48

1,479

90

533

2,77

                  González et al. (2006)

 

Cuadro 4. Efecto del nivel de incorporación de batata sobre las variables productivas y reproductivas de cerdas gestantes y lactantes.

 

Nivel de sustitución

20% F-63% R

40%F-38%R

60%F-18%R

Peso camada Nacimiento, kg

9.60

9.95

6.78

No. Lechones nacidos

8.83

8.83

6.75

Conversión en gestación

6.47

6.24

5.95

Peso Camada al destete, kg

27.18

32.8

28.85

GDP lechón en lactancia, kg

0.10

0.12

0.10

Cambio de peso, kg

-19.44

-17.66

-23.54

Primer celo post – destete (días)

6.33

5.83

9.00

          Fuente García et al., 1997

 

Referencias

 

Acuña, E. 1996. Variabilidad fenotipica y selección clonal en una población de plantas de batata (Ipomea batatas L.) derivada de un policruzamiento. Trabajo de Grado. Facultad de Agronomía Universidad Central de Venezuela. Maracay. 82 p.

 

Acurero, G.; Alvarado, L.; Alvarez, R. Capo, E.; Garbati, S. 1991. Determinación de los coeficientes de digestibilidad in vivo de las harinas de batata y yuca y del sorgo en cerdos. Rev. Zoot. Tropical. Vol 9 (2): 145-163.

 

Arrioja, J., C. González, I. Díaz y J. Reyes 1997. Determinación de la Digestibilidad Ileal y Fecal Aparente del Follaje de  siete cultivares de Batata (Ipomoea batatas L) en Cerdos. Arch. Latinam. Prod. Anim.5 (Supl. 1) : 288-290.

 

Araque, H., González, C., Pok, S.  and Ly J. 2005. Performance traits of finishing pigs fed mulberry and trichanthera leaf meals. Revista Científica. Universidad del Zulia Vol XV (6): 517-522.

 

Benavides, J. 1995. Manejo y utilización de la morera (Morus alba) como forraje. Agroforestería de las Américas. Año 2, No. 7, Julio-Septiembre 1995. p. 27-30.

 

Bobadilla, M. y Preston, T.R. 1981. Utilización de benzoato de sodio e hidróxido de amonio (NH3) acuoso como preservativos de jugo de caña. Producción Animal Tropical, 6:376-380.

 

CIPAV. 1994. Memorias del III Seminario Internacional Desarrollo Sostenible de Sistemas Agrarios. Cali, Colombia. 123 p.

 

Cuellar, Piedad. 1997. Alimentación no convencional de cerdos, mediante la utilización de recursos disponibles. Fundación CIPAV. (On line):  http://www.cipav.org    [22/08/2006]

 

De Almeida, J. 1990. El uso del jugo de caña y la caña picada como fuente energética para cerdos en crecimiento. Tesis de Grado. Facultad de Agronomía. Universidad Central de Venezuela. Maracay, pp 49

 

Diaz, I.; González, C; Ly, J. 1997. Determinación del efecto de inclusión de 3 niveles de follaje de batata (Ipomea batatas, L) sobre la velocidad de transito hasta el íleon. XV Reunión Asociación Latinoamericana de Producción Animal. Maracaibo.

 

Donzele, J., Alveranga, J.; Pereira, J., Lopes, D. y Da Silva, D.1986. Valor energético do caldo do cana de açúcar (Saccharum spp) para suinos na fase de terminação. Revista da Sociedade Brasileira de Zootecnia, 15:311-313

 

Duarte, F., Elliott, R. y Preston, T.R. 1982. Engorde de ganado bovino con jugo de caña de azúcar. Efecto de la conservación del jugo con amoníaco y del uso de la Leucaena leucocephala como fuente de proteína y forraje. Producción Animal Tropical, 7:176–181

 

FAO. 2000. Aceite de palma  Africana. Dirección de producción y sanidad animal. Grupo de recursos de piensos. sistemas de información sobre recursos del pienso. (on line) http://www.fao.org./ag/aga/frg/afris/espanol/document/tfeed8/data/519.htm (11/08/06)

 

Figueroa, V. 1996. Producción porcina con cultivos tropicales y reciclaje de nutrientes. CIPAV. Cali, pp 132

 

Figueroa, V. 1999. Producción porcina con cultivos tropicales y reciclaje de nutrientes. ISBN:980-327-517-8.

 

Garbati, E.; González, C.; Díaz, I.; Tepper, R.; Hurtado, E. 2001. Efecto de la oferta y la presentación de una dieta con yuca (Manihot esculenta Crantz) integral sobre el comportamiento productivo de cerdos en finalización. VI Encuentro Regional de Nutrición y Producción de animales monogástricos. La Habana, Cuba. (on line) http://www.sian.info.ve/porcinos/publicaciones/viencuentro.htm 

 

 

García, C., González, C., Díaz, 1. y Vecchionacce, H. 1999. Efecto de la incorporación de cuatro niveles de follaje y raíz deshidratados de batata (Ipomoea batatas L.) en cerdos en crecimiento y su efecto sobre el comportamiento productivo Rev. Fac Cs Vets -UCV 40(3): 177-185.

 

García, J.; González, C. y Escobar, A. 1997. Efectos del nivel de incorporación del follaje deshidratado de batata (Ipomoea batatas L.) en raciones para cerdas gestantes y lactantes sobre el comportamiento productivo y reproductivo. Archiv. Latinoam. Prod. Anim. 5 (Supl. 1)285-287

 

Gómez, F. 1983. Caña de azúcar. Editorial FONAIAP- Caracas - Venezuela. pp. 400- 650.

Gómez, M. 1990. El nacedero (Tricanthera giantea), una especie potencial en sistemas de producción integrados. CIPAV. Series y Trabajos de Conferencias Nº 7. 23 p.

 

Gonsalvo, S.; Nieves, D.; Ly, J.; Macias, M.; Caron, Martha. y Martínez, Vivian. 2001. Algunos aspectos del valor nutritivo de alimentos venezolanos destinados a animales monogástricos. Livestock Research for Rural Development. (On line):  http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd13/2/gonz132.htm  [05/08/2006]

 

González, C. 1994. Utilización de la batata (Ipomoea batatas L.) en la alimentación de cerdos confinados y en pastoreo. Tesis Doctoral. Facultad de Agronomía. Universidad Central de Venezuela. 233 p.

 

González, C., H. Vecchionacce  e I. Díaz 1994 .Uso de la batata (Ipomoea batatas L) en la alimentación de cerdos III Digestibilidad aparente de la raíz. VIII Congreso Venezolano de Zootecnia. San Juan de los Morros. Edo. Guárico.

 

González, C., Diaz, I. y  Vecchionacce H. 1995a. Efecto de la sustitución en cerdos, de la fuente energetica tradicional por raíz de  batata (Ipomoea batatas L)a partir de iniciación sobre las variables productivas.  Rev. Arg. de Prod. Anim. Vol  15, No. 2 (734 – 736).

 

González, C., Vecchionacce, H., Díaz, 1. y Rodríguez, A. 1995b . Aceptabilidad en cerdos de follaje fresco y raíz deshidratada de varios cultivares de batata (Ipomoea batatas L). Revista Argentina de Producción Animal. 15 (2): 725-727.

 

González, C., Vecchionacce, H.,  Díaz, I. y Ortíz, V. 1997a. Utilización de harina cruda de raíz de yuca (Manihot esculenta C.) y harina cruda de cormos de ocumo chino (Colocasia esculenta C.) en la alimentación de cerdos. Archivos Latinoamericanos de Producción Animal. 5 (supl. 1):277-279

 

González, C. y Díaz I. 1997b. Posibilidades de utilización de la batata (Ipomoea batatas L) y otros recursos alternativos en la alimentación de animales monogástricos en Venezuela. En Seminario Científico Internacional sobre alimentación Alternativa en el Trópico y IV Encuentro sobre producción de animales Monogástricos. 8 al 11  de Julio de 1997 La Habana, Cuba 220p

 

González, C.; Díaz, Ivonne.; Vecchionacce, H. y Novoa, L. 1999a. Potencialidad de la producción de cerdos a campo en Venezuela. V Encuentro de Nutrición y Alimentación de Monogástricos. Venezuela. (On line): http://www.sian.info.ve/porcinos/publicaciones/encuentros/gonzalezeivone.htm    [27/08/2006].

 

González, D.; González, C.; Díaz, I.; Ly, J.; Vecchionacce, H. 1999. Determinación de la digestibilidad de nutrientes de dietas de follaje de yuca amarga (Manihot esculenta Crantz) y aceite de palma (Eleais guineensis) en cerdos. Revista computadorizada de Producción Porcina.

 

González, C., Díaz, I., León, M., Vecchionacce, H., Blanco, A. y Ly, J. 2002. Growth performance and carcass traits in pigs fed sweet potato (Ipomoea batatas Lam. L). Livestock Research for Rural Development, 14(6): (versión electrónica) http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd14/6/gonz146.htm

 

González, D y González, C. 2004. Jugo de caña y follajes arboreos en la alimentación no convencional del cerdo. Rev. Computadorizada de Producción Porcina. Vol 11(3)

 

González, D.; González, C.; Ojeda, A..; Vahado, W.; Ly,  J. Comportamiento productivo de cerdos en crecimiento alimentados con jugo de caña de azúcar (Saccharum officinarum) y harina de follaje de morera (Morus alba). Archivos  Latinoamericano de Producción Animal, Vol 14 (2):42-48.

Jiménez, E. 2002. Efecto sobre el coportamiento productivo de cerdo en finalización de la incorporación de follajes de yuca (Manihot esculenta CRANZ) y nacedero (Tricanthera gigantea) en dietas con niveles crecientes de raíz de yuca. Tesis de Grado. Facultad de Agronomía Universidad Central de Venezuela. Maracay. 42 p.

 

Jiménez, R.; González, C; Ojeda, A.; Vecchionacce, H. and Ly J  2005. Performance traits of finishing pigs fed graded levels of cassava roots and a mixed foliage meal of cassava and trichanthera leaves. Livestock Research for Rural Development. Vol. 17, Art. #14. Disponible en: http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd17/2/jime17014.htm

 

LY, J.; Ty, C.; Phiny, C. y Preston, T. 2001b. Some aspects of the nutritive value of leaf meals of Trichanthera gigantea  and Morus alba for Mong Cai pigs. Livestock Research for Rural Development. 13 (3). http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd13/3/ly133.htm

 

Montilla, J. y Villafañe, R. 1999. El cultivo de la yuca (Manihot esculenta Crantz) una alternativa de desarrollo agrícola para Venezuela. In: Memorias del Primer Seminario sobre Plantas Agámicas Tropicales. Caña de azúcar, musáceas, raíces y tubérculos. Facultad de Agronomía. Universidad Central de Venezuela. Maracay. p 93-102

 

Moreno, S. 1994. Variabilidad fenotipica y selección clonal en una población de plantas de batata (Ipomea batatas L.) derivadas de las variedades Topera y UCV-7. Tesis de Grado. Facultad de Agronomía Universidad Central de Venezuela, Maracay. 98 p.

 

Ngoan, L.; Ogle, R.; Sarria, P.; Preston, T. 1998. Effect of replacing sugar cane juice with African palm oil (Elaeis guineensis) on performance and carcass characteristic of pigs. (on line) http://www.cipav.org.co./Irrd1O/1/ngoan1O1.htm (23/08/06)

 

Ocampo, A. 1994. Utilización del fruto de palma africana como fuente de energía con niveles restringidos de proteína en la alimentación de cerdos de engorde. Livestock Res. Rural Dev., 1: 1-7

 

Ocampo, A. e Ian, J. 1999. Aceite de palma como fuente de energia em dietas para cerdos de engorde y crecimiento. (on line) http://www.redvya.com/veterinarios/veterinarios/especialidades/nutricionanimal/nutricion/porcinosdeengorde/engorde04.htm

 

Parra, N. 1991. Utilización del follaje de yuca como fuente proteica en el engorde de cerdos. In: La yuca frente al hambre en el mundo. 1996. Universidad Central de Venezuela. Maracay. p 290 - 295.

 

Phiny, C.; Preston, T. y Ly, J. 2003. Mulberry (Morus alba) leaves as protein source for young pigs fed rice-based diets: Digestibility studies. Livestock Research for Rural Development 15 (1).   http://www.cipav.org.co/lrrd/lrrd15/1/ly151.htm.

 

Quiñónez, R.; González, C.; Polanco, D. y Araque, H. Efecto de diferentes tipos de deshidratado de raíz y follaje de yuca amarga (Manihot esculenta, crantz) sobre la digestibilidad in vitro del almidón y la proteína. Revista UNELLEZ de Ciencia y Tecnología. Vol 23: 8-13.

 

Sanchez, M. 1999. Morera: un forraje excepcional disponible mundialmente. In: VI Seminario Internacional Sobre Sistemas Agropecuarios Sostenibles. FAO. Roma. (on line) (http://www.cipav.org.co./redagrofor/memorias99/sanchezm.htm ( 16/08/06)

 

SarrIa, P. 2000. Forrajes arbóreos en la alimentación de monogástricos. In: Agroforestería para la Producción Animal en América Latina (II Conferencia Electrónica). FAO/CIPAV. Roma. (on line) http://www.cipav.org.co (29/07/06)

 

Seijas, Y., González, C., Vecchionacce, H., Hurtado, E. y Ly, J. 2003. The effect of crude palm oil on total tract digestibility of pigs fed trichanthera (Trichanthera gigantea) foliage meal. (on line) Livestock Research for Rural Development, 15(8) http://cipav.org.co//lrrd/lrrd15/8/yelitza.htm

 

Tepper, R. 2006. Comportamiento productivo de cerdos  estabulados y a campo alimentados con recursos alternativos. Tesis de Maestría. Postgrado de Producción Animal. Facultades de Agronomía y  Ciencias Veterinarias. 57 p.

 

Trigueros, O. y Villalta, P. 1997. Evaluación del uso de follaje deshidratado de Morera (Morus alba) en alimentación de cerdos de la raza Landrace en etapa de engorde. En: Resultados de Investigación, CENTA, El Salvador. pp. 150-155.

Regresar