Bioseguridad de granjas porcinas.

 

Utrera V. (1)

(1)   Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Central de Venezuela

 

Introducción

La velocidad con que se generan los adelantos en investigación en materia de genética, nutrición reproducción, manejo y en general en todos los aspectos asociados con la producción ha permitido que los parámetros productivos hayan experimentado profundos adelantos en la última década. Solo los cerdos sanos seran capaces de alcanzar las metas productivas en lo que concierne a tasa de crecimiento, eficiencia de conversión y calidad de canal que caracterizan a la producción moderna de cerdos. Por ello la aplicación de normas de bioseguridad, cuya importancia es frecuentemente subestimada, constituye un requisito indispensable para garantizar la rentabilidad de la empresa porcícola (Barceló y Marco, 1998; Harris, 2000).

El término Bioseguridad se refiere a la aplicación de normas y procedimientos destinados a prevenir la introducción de enfermedades infecciosas en cualquier sitio de producción, área, edificio, granja o región productora de cerdos. Por lo tanto la aplicación exitosa de tales normas, requiere identificar todas las posibles vias de transmisión de enfermedades. El riesgo de introducción de enfermedades en una zona geografica exige la aplicación de medidas de bioseguridad colectivas que permitan la prevención de brotes devastadores.

En general la aplicación de normas de bioseguridad puede orientarse a la prevención de la contaminación con agentes infecciosos 1) externos a la granja, 2) transmisión interna horizontal con agentes provenientes de diferentes áreas de la granja, 3) transmisión interna vertical. El control estricto del movimiento de cerdos, personal y vehculos es considerado el secreto del éxito de la bioseguridad  para prevenir la introducción y/o diseminación de las enfermedades. La aplicación de medidas estrictas de manejo debe estar destinada a mantener el nivel de salud de los cerdos de nuestra granja y a prevenir la introducción de agentes externos a dicha población.

El objetivo de este artículo es el de presentar un resúmen de las normas de bioseguridad elementales destinadas a prevenir la introducción de enfermedades infecciosas y por lo tanto garantizar el logro de las metas productivas.

Transmisión aérea de agentes infecciosos

Ciertos agentes infecciosos pueden ser transmitidos de un cerdo sano a otro a traves del aire. Dicha trasnmision es aplicable no solamente entre animales que estén compartiendo el mismo espacio aéreo sino tambien entre cerdos ubicados en diferentes corrales, galpones, o granjas. Debido a las características de temperatura humedad, radiación solar que caracteriza al trópico, la diseminación de agentes infecciosos a través de distancias superiores a los 800 metros es generalmente poco probable en un país con las condiciones climáticas de Venezuela. La transmisión a traves de aerosoles ha sido reportada para algunos agentes infecciosos a distancias entre 15 a 30 metros. En estos casos, la aplicación de medidas de bioseguridad son poco eficaces ya que este modo de trasnmisión estará directamente asociada con la ubicación de los galpones o edificios así como tambien con el diseño de las instalaciones.

Ubicación

Al diseñar las granjas porcinas, la ubicación debería ser considerado como el factor mas importante para garantizar la bioseguridad de las granjas (Barceló y Marco, 1998). Entre los factores que deben considerarse están:

1)       Vecinos: densidades de mas de 1000 cerdos por Km2 representan un alto riesgo.

2)       Tipo de granja: granjas de ciclo completo constituyen un riesgo menor que granjas de engorde con flujo contínuo que constantemente están introduciendo animales de diferente origen.

3)       Presencia de un matadero en un radio inferior a 1 km representa un riesgo elevado.

4)       Tipo de terreno: en general los terrenos sinuosos o montañosos cercanos al mar o protegidos de los vientos tienen menos riesgo que zonas planas, sin árboles u otra clase de barrera.

5)       Vias: Una vía situada a menos de 50 metros de la granja y con una alta densidad de vehículos transportando cerdos, representa un alto riesgo de contaminación. Distancias por encima de 400-800 metros minimiza grandemente el riesgo.

6)       Otras especies. Presencia de otras especies tales como ganado bovino, ovino o aviar debe ser considerado un riesgo si están confinados a menos de 100 metros de la granja.

7)       Medio ambiente: Un clima frío y húmedo es el menos recomendable ya que garantiza la supervivencia de los microorganismos en el medio ambiente.

8)       La ubicación ideal ha sido definida por Barcelo y Marco (1998), de la siguiente manera: “una granja situada en una zona de baja densidad de cerdos, en una región de colinas o montañosa o cercana al mar, con un clima cálido y protegido de los vientos, ubicada al menos 3 Km de distancia de cualquier otra granja porcina o de cualquier otro factor de riesgo”.

Aislamiento y aclimatación

La adquisición de animales nuevos nunca debe ser la causa para la introducción de nuevas enfermedades infecciosas. El nivel de salud de la granja que suministra el pie de cría debe ser igual o superior al de la granja compradora, por lo tanto, el comprador debe disponer de toda la información que le permita comparar el nivel de salud del pie de cria con su granja. Dicha información puede ser obtenida a traves de chequeos de matadero, evaluaciones clínicas, datos de producción, evaluaciones serológicas y programas de vacunación y medicación. En general mientras mas grande y sana sea una granja mayor será el riesgo de introducción de enfermedades. Un área de aislamiento permite detectar enfermedades en el período de incubación y chequear la presencia de infecciones crónicas o aún eliminar agentes infecciosos a traves de la medicación antes de que sean introducidos al rebaño.

Ubicación

En granjas de alta salud la recomendación es prevenir a toda costa la posibilidad de introducir enfermedades a traves de la incorporación de pie de cría; por lo tanto, una distancia de 2 a 3 Km es considerada como prudente para no permitir la contaminación de la granja principal. En granjas ubicadas en zonas de alta densidad de cerdos o con un nivel de salud promedio, los locales de aislamiento y aclimatación pueden estar ubicados a 100-150 metros de la granja. En todo caso el principal objetivo es el de prevenir la contaminación a treves de contacto directo, y simultaneamente asegurar una correcta aclimatación de los animales. Bajo ninguna circunstancia los animales deben ser introducidos directamente a la granja.

Duración del aislamiento

Cuando el objetivo es aclimatar cerdos de reemplazo la duración del período de aislamiento y aclimatación no debe ser inferior a 60 días.

Medidas específicas de bioseguridad

La unidad de aislamiento debe seguir unas medidas específicas de bioseguridad. Debe ser la última área en ser visitada o los visitantes deben bañarse al salir. Los canales de desague y los cuartos para cambiarse deben ser independientes del resto de la granja.Todo material usado en ella debe ser exclusivo de esta área y las agujas y jeringas deben mantenerse separadas del resto de los materiales de la granja.

Medidas de bioseguridad dentro de la granja

Los vehículos que transportan cerdos y los conductores de dichos vehículos, son elementos de alto riesgo si han estado en contacto con otras granjas o mataderos. El desembarcadero debe definir claramente el límite entre la zona sucia y la zona limpia de la granja. Los choferes o el personal de dichos vehículos nunca deben entrar a la zona limpia. Si existen dudas acerca del proceso de lavado y desinfección, un tiempo de “cuarentena” debe ser aplicado a los vehículos. Es recomendable que el desembarcadero esté ubicado al menos 20 metros del área que aloja los animales de la granja. Las puertas deben abrir en un solo sentido para prevenir la reentrada de los cerdos a la granja.

Cercas perimetrales

Tambien deben delimitar el área limpia que aloja a los cerdos del área sucia de alto riesgo de contaminación.  Entre otras cosas, la cerca debe prevenir la entrada de animales silvestres o salvajes.

Entrada principal

Debe permanecer cerrada en todo momento. Un aviso que prohiba la entrada por razones sanitarias debería estar colocado en un lugar visible. Debe haber un registro para el control de los visitantes y de los camiones o vehículos que ingresen transportando animales, alimento, etc.

Vestuarios y oficina

Los vestuarios y las oficinas deben estar situadas dentro del área de la cerca perimetral. Las duchas y áreas intermedias (vestuario) deben demarcar el área limpia del área de vestuario en donde permanecerá la ropa de la calle. La oficina debe estar situada en el área limpia y una ventanillia de comunicación con el exterior debe permitir el intercambio de documentos, equipos, etc en caso de ser necesario. Si los trabajadores deben comer en la granja un comedor debe estar ubicado próximo a la oficina. Bajo ninguna circunstancias se le permitirá al personal ingerir alimentos fuera del comedor y el consumo de carne de  cerdo o subproductos provenientes del exterior debería estar prohibido.

Alimento

El alimento debe ser dispensado desde afuera de la cerca perimetral.

Disposición de excretas

Los desagües con residuos líquidos deben drenar en fosas o lagunas ubicadas fuera del perímetro de la granja. Debe enfatizarse que no haya reflujo de aguas residuales hacia la granja.

Agua

La calidad del agua debe ser evaluada y en caso de que se requiera, debe ser sometida a tratamiento a fin de cumplir con los mínimos requerimientos bacteriológicos.

Personas

El papel de las personas en la transmisión de enfermedades ha sido demostrado repetidamente. Es obvio por lo tanto que todas las medidas destinadas a reducir o prevenir la contaminación a traves de personas nunca serán excesivas. El personal que labora en la granja no debe exponerse a situaciones que representen riesgos de contaminación (poseer cerdos en sus casas, visitas a otras granjas o mataderos, etc). El uso de botas y ropas exclusiva de cada área debe ser suficiente para evitar el contagio entre diferentes zonas de producción. En caso de granjas que venden pie de cría o sémen las visitas deben restringirse, la ducha debe ser obligatoria para entrar y se debe respetar un período de cuarentena antes de entrar.    

Control de plagas

Ratas, ratones moscas y pájaros constituyen un riesgo siempre inminente. Por lo que deben tomarse todas las precauciones para su control y evitar el acceso al agua y el alimento. El uso racional de rodenticidas debe ser considerado como una alternativa válida. Las mallas pajareras deben ser usadas como norma para prevenir la entrada de pájaros a la granja. La limpieza de las fosas y el uso correcto de insecticidas son de utilidad para el control de las moscas.

Disposición de cadáveres.

Los incineradores, fosas o puntos para recolección de los cadáveres deben estar ubicados fuera del perímetro de la granja. El área reservada para necropsias debe estar fuera de la cerca perimetral y debería ser de fácil limpieza y desinfección.

Conclusión

Aun cuando el presente artículo no pretende establecer reglas universales de bioseguridad el objetivo fue presentar los aspectos mas resaltantes que deben ser considerados y que por lo general son subestimados en la rutinas de manejo de las granja porcinas.

 

 Regresar